Si te interesa reflexionar sobre ciertos temas, dar tu propia opinión, conocer la de otros y debatirlas constructivamente, te invitamos a participar en este blog.
Elige el tema que te interese en la columna derecha, sección Temas tratados y escribe tu propia opinión.

~ Todos los temas están activos ~

Los valores y principios en la educación de los hijos

Durante el desarrollo de la tertulia anterior surgió el tema de los valores que los padres deben transmitir o inculcar a sus hijos para ayudarles a llevar una vida plena, feliz y productiva.
Para dar respuesta a esa cuestión, se ha elegido como tema de esta tertulia la definición de los valores o principios que sean lo suficientemente sólidos y generales como para que sirvan de ayuda a los hijos sin provocarles conflictos e incompatibilidades con los nuevos modelos sociales en continua evolución. También se hablará de las estrategias que deben seguirse para alcanzar este objetivo.

______________
Para comentar este tema, vaya al final del artículo y pulse en comentarios.
Si no sabe cómo añadir comentarios, pulse aquí.




Yack:
En lugar de elevados principios morales, he preferido en beneficio de la utilidad, elegir algunas recomendaciones que considero útiles para la vida práctica, seguidas de una estrategia para inculcarlas en los hijos.

1 Cuando hables de alguien ausente, hazlo siempre como si estuviese presente. Eso te dignificará a los ojos de los demás.

Dar ejemplo y cuando el hijo incumpla esta norma mostrarle nuestro rechazo y cuando la cumpla nuestra simpatía, pero siempre con la actitud y nunca explícitamente con palabras.

2 Ser honesto en todo momento, con los demás y consigo mismo. La traición a los demás y a los propios principios, siempre se paga a largo y medio plazo. El atajo que se salta la propia ética, nunca es rentable, aunque pueda parecerlo.
Dar ejemplo, premiar la honestidad y castigar la mentira, la traición y el uso de atajos ilegítimos.

3 Utiliza el tiempo libre para aprender cosas positivas, pero recurriendo siempre a fuentes fiables y honestas, validadas por tu padre. El conocimiento es el único caudal que puede llevarse siempre consigo y el más valioso de todos porque sirve para resolver todo tipo de problemas y reencontrar, cada vez que nos perdemos, el camino que conduce hacia la felicidad.
Establecer desde el principio una repartición del tiempo libre, dedicando una parte a la diversión y otra al aprendizaje de habilidades útiles y productivas tales como leer libros escogidos o al menos autorizados, escribir, aprender el uso del ordenador, música, arte, etc.

4 Poner en todo lo que se hace por necesidad o placer el mayor interés posible sin escatimar esfuerzos ni considerar la relación coste/beneficio. Si se invierte suficiente interés, casi cualquier cosa puede convertirse en un reto apasionante, en una fuente de conocimiento y satisfacción y en una ocasión de forjarse un espíritu vigoroso optimista y positivo.
Premiar las actitudes positivas más que los resultados conseguidos en actividades incómodas como estudiar, hacer tareas poco agradables, etc.

5 En la relación personal, si quieres mantener a tu lado a una persona, busca la forma de hacerla feliz cuando esté físicamente a tu lado y cada vez que lo consigas considéralo un éxito personal del que sentirte orgulloso y no un favor que le has hecho y que te tendrá que devolver.
El propio ejemplo en la relación con la pareja, familiares y amigos.

6 En las relaciones humanas, desconfía por principio y en principio de todo y de todos, pero actúa siempre de manera que parezca que confías en la bondad de todo el mundo compatibilizando ambos principios de tal forma que nadie pueda saber cuál de los dos es el que rige tus actos. La razón ética de este comportamiento, aparentemente hipócrita, está en la necesidad de compatibilizar el noble deseo de no ofender a los demás manifestando nuestra desconfianza hacia ellos, sin por ello quedar indefenso ante las personas que voluntaria o involuntariamente pueden hacernos daño con su conducta.
Con el propio ejemplo en las relaciones sociales y la manifestación de enfado o satisfacción no verbal en los casos que se observe un comportamiento inadecuado en el hijo.

19 comentarios:

  1. Felipe21:46

    Dices que: "En la relación personal, si quieres mantener a tu lado a una persona, busca la forma de hacerla feliz cuando esté físicamente a tu lado y cada vez que lo consigas considéralo un éxito personal del que sentirte orgulloso y no un favor que le has hecho y que te tendrá que devolver.
    El propio ejemplo en la relación con la pareja, familiares y amigos."

    Por qué cuando esté a tu ladlo fisicamente y no siempre que puedas. ¡No veo la diferencia!

    ResponderEliminar
  2. Lo digo porque lo importante no es producir placer a la persona, sino asociar ese placer con tu propia persona para que sea efectivo. Los ratones de laboratorio, por ejemplo, asocian el color de la estancia con el premio que reciben al entrar en ella y, como consecuencia, acaban apreciando el color de la habitación de los premios y detectando el color de la habitación de los castigos.
    Si, por ejemplo, pagas a una persona un costoso viaje al extranjero para congraciarte con ella, probablemente asociará los placeres del viaje a los lugares que visita o a las personas que conoce, pero no a tí. En cambio, si la invitas al cine y la acompañas, asociará el placer de ver una buena película contigo, porque estarás presente cuando el placer tenga lugar. En resumen, hay que estar presente cuando se produzca el placer para que quede asociado contigo, de tal forma que tú representes para esa persona, una fuente de placer. Cómo todos los seres humanos buscan permanentemente las fuentes de placer más intensas y de mayor duración, procurará, por propia iniciativa, estar físicamente contigo siempre que le sea posible.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. felipe13:49

    Entonces y si fuera cierto lo que dices, bastaría con estar con una persona cuando siente placer para que te amara… si lo he entendido bien.

    ResponderEliminar
  4. En cierto modo, así es, pero el ser humano no es un ratón. Somos capaces de comprender el papel que la persona que está presente tiene en el hecho de que sintamos placer y si esa correlación positiva se produce muchas veces, tiende a establecerse un vínculo poderoso mediante el refuerzo continuado. También recomiendo que se eviten situaciones contrarias, es decir, estar presente cuando esté sufriendo y menos aún si de alguna forma tienes alguna relación causa-efecto con ese sufrimiento. Estas experiencias contrarrestan el efecto positivo de las placenteras.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Juan Bautista1:19

    Yack, con el propósito de debatir este tema partiré con lo que pude determinar son los conceptos de principios y valores.

    Los principios son declaraciones propias del ser humano, que apoyan su necesidad de desarrollo y felicidad. Los principios son universales y se los puede apreciar en la mayoría de las doctrinas y religiones a lo largo de la historia de la humanidad. No cambian con el tiempo, han existido y existirán siempre, son válidos para cualquier persona, en cualquier lugar y en cualquier situación. Los principios son irreducibles individualmente e integrales en su conjunto. Los principios son prácticos y pueden ser utilizados para obtener resultados positivos y útiles en el mundo real.

    Los valores son creencias individuales o de grupo y determinan o fomentan ciertos comportamientos o formas de pensamiento. Desde el punto de vista filosófico los valores son aspiraciones o metas de las personas. Estos evolucionan con el paso del tiempo y de las generaciones; son relativos en su aplicación y pueden resultar positivos si se basan en los principios correctos, así como también pueden resultar negativos si se aplican sobre principios incorrectos.

    A mí me parece que en general estaremos de acuerdo en los principios y valores que queremos transmitir a nuestros hijos, sin perjuicio de la distinta importancia relativa que les asignemos a cada cual. Las mayores diferencias están en nuestra desconfianza natural hacia los demás producto de malas experiencias. Esto es normal y la forma de enfrentarlo es siendo cauteloso. El problema se genera cuando esa desconfianza finalmente desencadena en comportamientos inconsistentes con los principios y valores que queremos transmitir para evitar riesgos y malas experiencias. Los principios y valores tienen que ver con cualidades que intervienen en la relación entre las personas: honestidad, solidaridad, amor, amistad, lealtad, responsabilidad, etc. Si tengo un alto nivel de desconfianza con los demás será muy difícil aplicar principios y valores; pierde totalmente sentido tenerlos.

    Un principio que en mi opinión es la base de muchos otros principios y valores es el amor. Incluso debe ser la base de prácticamente todos los principios y valores conocidos.

    Cuando hablamos de educación de nuestros hijos lo que más vale es el ejemplo, que es lo que realmente ellos aprenden. Podré decir que robar es malo, pero si me ven robar reiteradamente, concluirán que robar es bueno. Es fundamental ser consistentes entre lo que decimos y lo que hacemos. Son por medio de nuestras actuaciones que estamos continuamente educando a nuestros hijos.

    Por último, no me parece coherente intentar que alguien asocie placer con mi persona a través de estar presente cuando lo pasa bien y, en esa misma línea, evitando estar presente cuando la persona sufre:

    - Cuándo más necesitamos al otro es cuando estamos sufriendo. Es sabido que las amistades y lealtades se prueban en los momentos difíciles. Lo escuchamos majaderamente: cuando realmente lo necesité, no estuvo!
    - Como indique, el principio fundamental es el amor. Uno deja todo botado cuando un ser querido tiene problemas. Los niños lo aprenden rápidamente, desde que nacen. Es el indicador excelso del amor; estar y apoyar en los momentos difíciles.

    Las estrategias sólo sirven para relaciones acotadas no para las cruciales como son nuestros amigos y seres queridos. Es imposible engañar a aquellos que nos conocen. Uno ama lo que conoce, como ya lo he señalado. Difícilmente me amarán de verdad si no me conocen y cuando aplico estrategias y comportamientos utilitarios estoy escondiéndome. El uso de estrategias y argucias va en sentido contrario de la inmensa mayoría de los principios y valores humanos (honestidad, amistad, solidaridad, amor, lealtad, responsabilidad, compromiso, integridad, empatía, etc.)

    Saludos,

    ResponderEliminar
  6. Juan, cuando no somos perfectos (lo más frecuente) en lugar de dejarnos llevar por nuestra personalidad ineficiente, tendremos que aplicar estrategias para alcanzar los objetivos que perseguimos y corregir así nuestras deficiencias.

    No creo que a base de amor únicamente consigas otra cosa que acabar crucificado.

    Llevarías razón si fuésemos seres angelicales que irradiásemos perfección por los cuatro costados. Pero yo escribo para seres terrenales que padecen todo tipo de problemas en su relación con los demás.

    Y en cuanto a mi recomendación de hacer lo posible para hacer felices a las personas cuando estamos con ellas, eso no implica salir corriendo cuando son desgraciadas. Una forma de hacerlas felices es reducir su desdicha y en tal caso lo que procede es darles el apoyo adecuado para reducir su angustia.

    Lo que yo he dicho es que hay que trabajar para hacer felices a los demás, procurando que esa felicidad quede asociada a nuestra persona y no al vecino, porque entonces querrán al vecino y no a nosotros.

    Los seres vivos aman a lo que les produce placer o les reduce el sufrimiento, cosa en la que supongo que estarás de acuerdo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Juan Bautista1:30

    Yack, te hice la distinción entre las relaciones acotadas y las críticas, estableciendo que para las primeras las estrategias funcionan, pero no así para las relaciones críticas. Esto es empírico. En las relaciones críticas (seres queridos con una relación orientada al largo plazo), necesitamos honestidad, lealtad, empatía, etc. En relaciones de trabajo o casuales, de más corto plazo y dónde no interesa una relación íntima, las estrategias funcionan.

    En ningún momento he dicho que en todas las relaciones se utilice amor únicamente. Estás llevando las cosas a un extremo. Todos los extremos no solo son malos sino imposibles.

    La gracia de las relaciones que llamé críticas, por ejemplo un verdadero amigo, es que ellos nos conocen tal cual somos, con nuestras grandezas y pequeñeces y, por lo tanto, no tenemos que estar fingiendo o contando cuentos. Esa es verdadera amistad.

    A los amigos no les interesa que seamos angelicales ni menos que seamos perfectos; saben que es imposible. Pero a un amigo sí le interesa que intentemos ser auténticos y honestos con él. Las estrategias acá no resultan. Y menos las argucias. Recuerda que una estrategia es un conjunto de acciones planificadas sistemáticamente en el tiempo que se llevan a cabo para lograr un determinado fin. Es absolutamente contradictorio con honestidad y autenticidad cuando la aplicamos en las relaciones personales.

    Prueba de lo que estoy diciendo es que en la mayoría de los casos nuestros grandes amigos provienen del colegio o la universidad, etapa que se caracteriza por la autenticidad y consecuente grado de conocimiento que logramos con nuestros compañeros. Una vez en el trabajo aprendemos a ponernos caretas para protegernos y lograr objetivos; proyectamos imágenes de lo que creemos los demás valoran (inteligente, éxitoso, etc.). Y como ya señalé, uno no puede querer aquello que no conoce, razón por la cual es más difícil hacer verdaderos amigos cuando estamos preocupados de proyectar imágenes y andamos con caretas, escondiendo nuestros defectos y pequeñeces.

    Fíjate que con esta concepción de amistad es natural que si encuentro que un amigo está haciendo algo mal o equivocado, se lo diga, incluso sabiendo que en un primer momento se molestará o entristecerá. Pero finalmente me creerá ya que sabe que actúo desinteresadamente con él, sin estrategias ni cuentos. Que lo hago por su bien. Con la fórmula pura de dar placer y evitar sufrimiento mejor no le digo nada. No le digo que trató muy mal a su señora, o que actuó deshonestamente, o que fue desleal, etc. Como dice el dicho, en las buenas y en las malas.

    Comparto plenamente contigo que somos seres imperfectos y sería imposible que todas las relaciones las tratara como críticas. No tendría ni tiempo, ni lucidez, ni constancia y menos coherencia para hacerlo. Pero eso en nada quita que lo intentemos por lo menos con nuestros seres más queridos. Y es verdad que no siempre lograremos ser honestos y leales con ellos, porque somos humanos y no angelicales ni perfectos. Pero sí tenerlo como meta e intentar la mayor cantidad de veces de actuar en concordancia. Y si me he equivocado, reconocerlo, como lo hacen los verdaderos amigos.

    Los humanos amamos a quienes conocemos verdaderamente y, siendo imperfectos, se la juegan por nosotros. No amamos a los que no conocemos, aún cuando nos produzcan placer o reduzcan nuestro sufrimiento por medio de estrategias y cuentos.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  8. Juan, en mi opinión las estrategias se deben emplear siempre que no funcione una relación, sea con tus hijos, con tu pareja, con tus padres, con un primo lejano o con el vecino. Incluso yo diría que deberían emplearse antes de que dejen de funcionar, para evitar su deterioro.

    Si tu personalidad es maravillosa y eres capaz de relacionarte con todo el mundo fluida y portentosamente, no tienes que utilizar ninguna estrategia, sino dejarte llevar y disfrutar la vida al tiempo que haces felices a los demás con tu presencia deslumbrante.

    Pero lo usual es que la gente, al dejarse llevar por sus propios deseos y emociones, es decir, sean naturales y espontáneos, acaben llevándose mal con todo casi todos sus semejante, como la realidad nos muestra, por ejemplo, en la estadística creciente de separaciones.

    Entonces, si una relación te va mal, la que sea, tienes que idear estrategias para intentar mejorarla, lo cual no quiere decir que lo consigas, pero al menos es una posibilidad que no se daría si siguieses actuando tal como te apetece.

    La gente no acepta los defectos de los demás a menos que no tenga otro remedio, es decir, cuando lo contrario sería aún peor.

    La gente ama a dos tipos de personas: activamente a quienes les producen placer (novia) y pasivamente a quienes les pueden sacar de un atolladero (padres).

    Bien es cierto que cuando tienen problemas, se acuerdan de los que los aman para que les ayuden en una mudanza o les cedan un riñón.

    Sin embargo, cuando se trata de divertirse siempre piensan en los amigos que le proporcionan más placer aunque sepan que si tuviesen un problema serio no harían nada por ellos.

    Esto lo explicó muy bien Oscar Wilde al decir: No hay personas buenas y malas sino divertidas y aburridas.

    Y yo añado: las personas buenas sólo están para solucionar problemas, pero a la hora de la diversión, nadie se acuerda de ellas.

    No digo yo que no haya excepciones a estas reglas, pero sólo son eso: excepciones a la regla general.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Juan Bautista17:32

    Yack, si es diversión lo que buscas, entonces no pierdas tiempo en relaciones íntimas y menos duraderas. La diversión se compra. Con el criterio de maximizar la diversión es más consistente dedicarse a ganar plata para luego gastarla en diversión. Ni formes pareja ni menos tengas hijos. Tampoco pretendas grandes amigos; son un problema.

    Es verdad, mucha gente piensa que el objetivo es la diversión. Es razonable que sea el motor cuando comenzamos a ser independientes. Pero seguir con ese criterio es inmadurez; es no entender la vida. El problema es cuando llegas a los 50 años, o incluso menos, miras hacia atrás y te das cuenta que no queda mucho. Tanto nos divertimos que ahora estamos solos. La diversión es como el placer, una vez satisfecho estás dónde antes. Esto Yack es sabiduría. La diversión como motor de vida finalmente se transforma en soledad. Y me parece que nadie puede ser feliz sólo.

    De lo que se trata no es lograr placer o diversión, es recorrer el camino (la vida) acompañado. Ese camino tendrá tristezas y alegrías, aburrimiento y entretención, etc.; es parte de la vida. Y sólo podrás recorrerlo con la gente que te quiere, no con la que te encuentra divertido o entretenido. Qué lástima cuando tengas que enfrentar un momento difícil. Tendrás que hacerlo sólo entre cuatro paredes. Terminarás desgastado y aburrido de tanto fingir. Y será difícil que te quieran, porque no te conocerán.

    El problema de las crecientes separaciones tiene sus principales causas en la mayor independencia de las mujeres (antiguamente la separación no era alternativa), menor juicio público y una cultura de la búsqueda del placer y la diversión constante y sonante.

    Con el tema que planteas de los defectos volvemos a la inmadurez. Todos tenemos defectos. No aceptar los defectos de los demás, además de ser inconsistente, te condenará a una vida solitaria. Eso no quiere decir que no hagamos esfuerzos por suavizar los defectos propios para mejorar la relación con los demás.

    Yack, el placer y la diversión como motor principal de nuestras vidas es como la publicidad de la coca-cola. La compra de la felicidad empaquetada simplemente no existe.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  10. Juan, todas las criaturas vivientes tienen en común que se rigen por la búsqueda del placer y la evitación del dolor. La única diferencia entre un insecto y nosotros es que nosotros tenemos un cerebro mayor que nos permite hacer cálculos a largo plazo y optimizar ese proceso de obtención de placer.

    Si yo le ayudo a un amigo a arreglar un neumático es porque intuyo que si evito el "sufrimiento" que implica esa colaboración, negándome a su petición de ayuda, habrá consecuencias negativas en el futuro, cuando yo solicite su ayuda.

    Y el placer no se compra sino que se obtiene haciendo cosas tan diferentes como coleccionar sellos o comentar una película con un amigo.

    Lo único que ocurre es que determinados procesos productores de placer (viajar a un país exótico) cuestan dinero, pero no existe ningún lugar donde te vendan placer o felicidad al por mayor. Todos sabemos que el dinero no da la felicidad.

    El placer y el dolor sólo son la brújula que nos guía para realizar acciones adaptativas (útiles).

    Si tienes hambre y te comes un solomillo sientes placer, pero si te comes otro solomillo a continuación te sabrá a rayos, porque una vez satisfecho, la comida deja de ser útil y pasa de placentera a dolorosa.

    La gente intenta cambiar a sus semejantes para adaptarlos a sus necesidades y expectativas, y al mismo tiempo se resisten a ser cambiados por los demás porque eso implica sacarlos de sus rutinas placenteras.

    La vida de relación es una lucha permanente por cambiar y no ser cambiados en la que gana, como siempre, el más hábil o el que está mejor posicionado.

    Lo que yo pretendo es encontrar el criterio para saber qué es lo que debemos cambiar en nosotros y qué en los demás para alcanzar el punto óptimo que facilite una convivencia productiva donde todos seamos razonablemente felices.

    No me conformo con declaraciones grandilocuentes sobre la bondad humana y la felicidad basada en la aceptación de los defectos ajenos, que podrían ir desde el alcoholismo a la pederastia, pasando por toda una panoplia infinita de hábitos deformes y repugnantes.

    Es la diferencia entre la ciencia (que busca soluciones basándose en los hechos) y la filosofía (que se basa en ocurrencias emanadas directamente de los propios deseos y esperanzas).

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Juan Bautista4:28

    Yack, vuelves con el recurso de llevar las cosas al extremo y agregar argumentos que no he dicho cuando señalas “No me conformo con declaraciones grandilocuentes sobre la bondad humana y la felicidad basada en la aceptación de los defectos ajenos, que podrían ir desde el alcoholismo a la pederastia, pasando por toda una panoplia infinita de hábitos deformes y repugnantes”. Lo que te indiqué va en sentido totalmente opuesto. El ejemplo que te entregue de un verdadero amigo fue claro. El amigo que te conoce y sabe que estás tomando más de la cuenta intentará ayudarte para que no te transformes en alcohólico, aunque eso le signifique pasar malos ratos. Por el contrario, si ese “amigo” sólo busca divertirse contigo (lograr placer), que es lo que tu propones, la probabilidad de que termines alcohólico será claramente mayor ya que no estará dispuesto a pasar malos ratos (evitar dolor) por intentar corregirte, amen que si no te conoce no tiene porque saber que tienes riesgo de convertirte en alcohólico.

    Para aclarar nuestras posiciones necesito conocer tu opinión respecto a lo siguiente:

    - Qué es lo que entiendes por placer y, si entiendes otra cosa por felicidad, cuál es la diferencia?. Por lo que dices me parece que son un mismo concepto para ti y la verdad es que no capto el alcance que le das

    - Si para querer o amar tú crees que se requiere conocer o basta que te entregue placer (por ejemplo, un amigo es el que me hace regalos; no necesito conocerlo)


    - Crees que un científico será más feliz que un humanista (por ejemplo un escritor o un artista) por cuanto el primero busca soluciones basándose en los hechos y, por ejemplo, el artista no

    Tus respuestas a estos temas son relevantes para entender tu postura.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  12. Juan, voy a hacerte feliz contestando a tus dudas:

    El placer es la satisfacción que se experimenta cuando se realiza un acto puntual (comer, sexo, comprar algo que deseamos, etc.).

    La felicidad es la satisfacción sostenida que se experimenta cuando tenemos expectativas de disfrutar de placeres continuados y de larga duración (te vas a casar, tienes un hijo, te van a entregar la casa de tus sueños, te entregan una cartilla de racionamiento en un país asolado por la miseria, has conseguido el trabajo que tanto deseabas, etc.).

    Ambos sentimientos son la recompensa que nos proporciona nuestro cerebro cuando conseguimos mejorar nuestras expectativas vitales.

    Para amar a una persona es condición necesaria, aunque no suficiente, que creas que puede proporcionarte placer a través de interacciones personales (charla, sexo, belleza excepcional, interés hacia tu persona, colaboración, confianza, generosidad hacia ti, etc.).

    Una vez se ha establecido el vínculo amoroso, su simple ruptura provoca dolor, porque ese vínculo está asociado a la obtención de placeres pasados. Cuando la pareja amada te deja por otro, dejas de amarla porque supones que nunca más te dará placer y experimentas sufrimiento al verla en brazos de otro e imaginar lo que te estás perdiendo.

    Para ser feliz no hay ningún condicionamiento de orden intelectual. Se puede ser feliz siendo idiota o infeliz siendo un sabio. Eso depende del carácter (vital o depresivo) y de las circunstancias reinantes (enfermedades, accidentes, fracasos, etc).

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Juan Bautista16:01

    Yack, lamento decirte que no voy a ser más feliz porque respondas. Que obtenga algún placer, es posible.

    Respecto a mi primera pregunta, concuerdo en la definición de placer. Sin embargo no con la definición de felicidad que entregas. Tu concepto de felicidad es “la satisfacción sostenida que se experimenta cuando tenemos expectativas de disfrutar de placeres continuados y de larga duración”. Es decir una persona sería feliz sólo con tener expectativas de disfrutar placeres que tienen mayor duración. Primero, las expectativas cambian en minutos. Segundo, la definición de placeres de larga duración es de difícil conceptualización. Todos los ejemplos que das son relativos. Hay personas que no tienen ningún interés en casarse y tener hijos, ni tampoco está dentro de sus prioridades tener una casa, etc.

    Entonces, necesariamente dependerá de lo que la persona quiera en base a su visión del mundo y lo que considera su misión dentro de esa visión. Es decir, dependerá del logro de una construcción intelectual; lo que sea que se haya definido como misión.

    Respeto a mi segunda pregunta, señalas que “para amar a una persona es condición necesaria, aunque no suficiente, que creas que puede proporcionarte placer a través de interacciones personales (charla, sexo, belleza excepcional, interés hacia tu persona, colaboración, confianza, generosidad hacia ti, etc.).

    Existe otra condición necesaria y anterior, y por lo tanto más relevante, de la que tú señalas. Conocerla. Sin no la conoces, todo lo que apuntas no tiene ni sentido ni relevancia; simplemente no existe. Una vez que la conoces, recién ahí podrás comenzar a quererla. Pero la querrás fundamentalmente por haber compartido y vivido muchas situaciones con esa persona. Y están a la vista los amigos que no tienen mucho en común, más que su historia juntos. Es decir, además de condición necesaria, el conocimiento puede ser condición suficiente para amarla. No tenemos que mirar muy lejos para comprobarlo.

    Respecto a mi tercera pregunta, estamos de acuerdo en lo grueso, respecto a que no existe un condicionamiento de orden intelectual. Sin embargo no comparto que dependa de lo que le pase (otra vez el determinismo), sino de lo que haga con lo que le pase. Un ejemplo simple pero extremo, es el caso de Nick Vijicic. Volvemos inevitablemente al tema de la misión.

    Como ya lo he argumentado en varias ocasiones, la felicidad dependerá del grado de consecución de nuestros objetivos de más largo plazo, más permanentes; del cumplimiento de nuestra misión anclada en la visión que tenemos del mundo. En definitiva, de una construcción intelectual. Como cada ser humano tiene una concepción distinta del mundo, las misiones serán individuales, y por lo tanto es un gran error generalizar los análisis que se hacen producto de un comportamiento determinado.

    Es lo que hacen los países comunistas. Ellos suponen que lo que hace feliz a un hombre es lo mismo que lo que hace feliz a cualquier hombre. Así una administración centralizada de la economía y la moral no sólo es posible sino además eficiente. Claro, si cualquiera sabe que lo más importante para todo ser humano es tener una casa, un auto, etc., entonces bastará juntar un grupo de personas inteligentes para que, en base a los recursos disponibles, decida que producir y cuánto. Vamos Yack, incluso los chinos están reconociendo que todos podemos tener una misión distinta y, por ende, están reconociendo la libertad como motor del desarrollo. Que yo prefiero una guitarra a un martillo. Prefiero ser artista y viajar por todo el mundo antes de establecerme y comprar una casa. El comunismo está en retirada. Su visión determinista y materialista está más que superada. Y tú la sigues defendiendo.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  14. Juan, lo de que sientas placer no es algo posible, sino seguro, porque si no te produjese placer no tendríamos esta conversación, y lo de "hacerte feliz" sólo era una expresión humorística.

    Tienes una fuerte propensión a interpretar mis palabras literalmente y eso te da pie a sacar las conclusiones que a ti te convienen, dando importancia a lo irrelevante e ignorando lo esencial según lo que te interese en cada caso.

    No estoy aquí discutiendo si casarse es divertido para todo el mundo, sino que he puesto, a manera de ilustración, ejemplos que la mayoría considera como generadores de felicidad.

    Tampoco hay que entrar en discernir lo que se entiende por "larga duración" porque eso es algo que se comprende perfectamente en el contexto, salvo que quieras utilizar mis palabras para desviar la corriente principal hacia pequeños riachuelos donde te resulte más fácil pescar.

    Si tú necesitas culminar un logro intelectual para ser feliz, me parece muy bien, pero hay gente que es feliz cuando le toca la lotería o cuando se enamora sin esperarlo ni desearlo. Y eso no es ningún logro intelectual.

    A cada cual le hace feliz cosas diferentes, aunque existe una gran homogeneidad sobe esto entre todos los seres humanos, y muy especialmente entre los que comparte una misma cultura y entorno. Si se te rompe una pierna nadie te felicita, pero si te casas todo el mundo asume que has hecho algo que te causará mucha felicidad y te felicita por ello.

    Por otra parte, hay quien se enamora perdidamente de personas a las que conocen muy poco o que incluso no han conocido en persona (actrices, personajes públicos, etc.) y eso es así porque el amor tiene una fuerte componente de atractivo físico.

    El amor está compuesto por varios ingredientes, pero fundamentalmente de atracción erótica. Es tan fácil enamorarse de una mujer hermosa y joven como de una mujer vieja y fea, al margen de otros factores secundarios que podrían tener tener mucha importancia (que sea idiota, ciega, agresiva, etc.).

    El amor es un instinto inserto en el ADN, que tiene como objetivo principal la formación de parejas estables que puedan sacar adelante retoños sanos y bien adaptados a la sociedad.

    La emoción amorosa es la recompensa que recibimos cuando conseguimos o estamos en vías de conseguir ese objetivo de largo plazo.

    Y por último, a partir de unos ejemplos que te pongo para que entiendas mi concepto de felicidad en contraposición al de placer, deduces que yo creo que la felicidad consiste (necesariamente) en casarse o en tener una casa y que además, esa creencia que me atribuyes, me convierte en comunista, que es la ideología política que más detesto.

    Eres un auténtico genio interpretando a los demás en función de tus creencias e intereses.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Juan Bautista4:19

    Yack, aún no te refieres a mi argumento de que la felicidad depende del logro de los objetivos y estilo de vida que la persona se ha propuesto, y que tienen que ver con su visión del mundo y su consiguiente misión. Por lo tanto depende de aspectos personales; depende de una construcción intelectual, de creencias y valores. El resto de los animales, por su parte, sólo viven en el mundo de lo inmediato, esto es, del placer y el dolor; de lo escrito en su ADN.

    Esta diferencia radical hace que las conclusiones que se puedan extraer de los comportamientos entre unos y otros no sean homologables. Seguir empecinadamente confundiendo placer con felicidad y atracción erótica con amor es inexplicable si reconoces que para unos es una respuesta instintiva y para otros es producto de un proceso “intelectual”, que incluye creencias y valores.

    Si para ti son lo mismo, entonces no reconoces la capacidad del hombre de discernir y por lo tanto tampoco reconoces su capacidad de conciencia de sí mismo, por lo que seguirás atribuyendo como explicación de sus comportamientos los mismos elementos deterministas y materialistas que asignas al resto del mundo animal.

    Y la realidad dice algo totalmente distinto. Por ejemplo, si miramos nuestros ancestros concluiremos inequívocamente que LA MONOGAMIA NO ES LO QUE TENEMOS ESCRITO EN NUESTRO ADN. Ni el chimpancé, ni el gorila, ni el bonobo son monógamos. Tampoco lo eran los primitivos homínidos. Entonces, ¿qué explicación tenemos de esta conducta humana? ¿Nuestros genes cambiaron milagrosamente de un minuto a otro? Claro que no. La cultura occidental, en un largo proceso histórico, ha establecido a la familia como unidad formadora y transmisora de valores. La familia es producto de una creación intelectual del hombre y se mantiene, A PESAR DE LO ESCRITO EN NUESTRO ADN, por medio de una cultura que promueve esos valores.

    Yack, ya hemos ahondado en muchos comportamientos humanos que superan lo escrito en su ADN, pero tú sigues pegado en lo mismo, tratando de explicar esos comportamientos justamente por instintos que son vencidos mediante la razón y la cultura de los hombres. Si seguimos tu argumentación determinista y materialista encontraremos una larga explicación y justificación genética de la monogamia humana. Y lo que no puedes reconocer es que la monogamia humana existe a pesar de nuestra genética. Y sigues buscando explicación genética para un comportamiento que supero lo escrito en nuestro ADN.¿? Difícil de entender. Contradictorio.

    Así, es obvio que el concepto amor tiene implícito una serie de creencias y de valores. Si tu no crees en ellos, te será suficiente la atracción erótica para tus futuras relaciones de pareja. Y serán millones de mujeres las que te atraerán eróticamente, todas simpáticas e inteligentes. ¿Haremos lo que está escrito en nuestros genes, saltar de hembra en hembra? Porque eso dice nuestro ADN; no es invento mío sino una conclusión científica.

    Para otras personas el amor es muchísimo más que sólo atracción erótica y algunas características físicas y de personalidad: la lealtad, el compromiso, la comunicación, el compañerismo, la amistad, el humor y muchos otros valores son los que permiten que esa atracción erótica se convierta en amor y sea posible proyectar una pareja monógama. Si tú crees que esto está escrito en nuestro ADN, estás equivocado. Se requiere de valores y mucha voluntad, justamente lo contrario que genética e instintos.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  16. Juan Bautista16:41

    A propósito de los valores y principios, la muerte de Mandela nos hace reflexionar de la importancia que tienen éstos para el hombre. Sólo compartiendo valores y principios ligados a los derechos humanos (humanistas) y siendo coherentes con ellos, lograremos alcanzar mayores niveles de bienestar y una vida más plena. Grandes líderes, como Gandhi y Mandela, lo han demostrado, generando cambios impensables que han beneficiado a millones de personas. Y son millones las personas que comparten esos valores y principios y colaboran, sin saberlo y silenciosamente, con una vida llena de humanidad, que nos permite proyectar un mundo mejor y más justo.

    El líder que consiguió el fin del régimen racista del apartheid mediante la resistencia pacífica y que luego construyó un país unido, sin revanchismo, debió pasar 27 años encarcelado para alcanzar el objetivo de su misión. Y finalmente pudo concluir con satisfacción “cuando un hombre ha hecho lo que considera su deber con su pueblo y su país, puede descansar en paz. Creo que he hecho ese esfuerzo y que, por lo tanto dormiré (descansaré) por toda la eternidad”

    Es la satisfacción del esfuerzo fructífero realizado para lograr su misión; para vencer las propias debilidades y el determinismo de la naturaleza humana que muchos profesan. Grande Mandela, descansa en paz.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  17. Juan, lo que yo digo es que la atracción erótica responde, fundamentalmente, a la necesidad de reproducción y que el amor responde, fundamentalmente a la conveniencia de crear parejas estables que faciliten la crianza de unos especímenes (los humanos) que requieren de una larga y compleja crianza y educación.

    Los genes sólo aportan el soporte y la capacidad para desarrollar todas las conductas y reacciones que configuran el sexo y el amor, pero también aportan la flexibilidad mental necesaria para adaptarse a las circunstancias ambientales, que pueden cambiar mucho.

    Por otra parte, las formas de vida que ha ido adoptando la humanidad a lo largo de su historia, también han influido, y mucho, en la configuración de su genoma.

    Como ejemplo, en los últimos 15.000 años, el ADN del lobo experimentó los cambios necesarios para convertirse en las múltiples especies de perros actuales. Y eso ocurrió como resultado de un proceso de adaptación a su nuevo hábitat.

    Por la misma razón, en ese pequeño espacio de tiempo, los instintos sexuales y amorosos de la especie humana sufrieron profundos cambios a medida que se adquirían nuevos conocimientos y se aplicaban tecnologías de supervivencia diferentes (caza, ganadería, agricultura, ciudades, etc.)

    Ahora somos mayoritariamente monógamos y no por una decisión consensuada en asamblea universal, ni por recomendación del papa, sino porque es la configuración más exitosa en el contexto actual.

    Pero dicho eso, y en base a la flexibilidad de nuestra mente, en situaciones especiales (como la cárcel) se pueden dar todo tipo de componendas y fórmulas extravagantes de sexo y amor.

    Con los nuevos paradigmas de la sociedad moderna, también están cambiando el comportamiento sexual típico, dado que actualmente se tienen pocos o ningún hijo y la abundancia permite que una madre pueda sacar adelante a sus hijos sin ayuda del padre y gracias a que la sociedad puede y quiere ayudarle de mil formas distintas a criar y educar a sus hijos (subvenciones, guarderías, familia, tv, ordenador, etc).

    Sin embargo, la tendencia a enamorarse y formar una pareja típica sigue presente, aunque la pareja se deshaga mucho antes al perderse la presión que la sociedad ejercía para su consolidación y mantenimiento. Pero eso es otro tema.

    Saludos.






    ResponderEliminar
  18. Juan Bautista21:39

    Yack, nos empezamos a aproximar. Ahora estás describiendo comportamientos del homo sapiens como consecuencia de “razones” y no del ADN. Estás reconociendo, que el hombre, al descubrir (por medio de la razón) que un comportamiento (monógamo) es mejor que otro (polígamo), va a optar por aquel que satisfaga mejor sus objetivos, incluso a pesar de que su ADN diga lo contrario. Es lo que te he tratado de transmitir majaderamente. Bien.

    Más aún, señalas “Por otra parte, las formas de vida que ha ido adoptando la humanidad a lo largo de su historia, también han influido, y mucho, en la configuración de su genoma”. Es decir el hombre está determinando hacia dónde se dirige. Bien. Sin embargo esta frase no es consistente con tus cambios graduales en millones de años que tanto discutimos al analizar las diferencias de roles entre hombres y mujeres.

    Pero después te vuelves a enfrascar en lo determinista: “Ahora somos mayoritariamente monógamos y no por una decisión consensuada en asamblea universal, ni por recomendación del papa, sino porque es la configuración más exitosa en el contexto actual.” ¿Te estarás refiriendo a una especie de selección natural (automática, sin la necesidad de voluntad y razonamiento)? ¿Selección natural pero sin mutaciones? Nuevo concepto.

    Reniegas que sea producto de una decisión del hombre y lo fundamentas en que es la configuración más exitosa en el contexto actual. ¿Se generó espontáneamente? ¿Y porqué en otras culturas no se ha generado? ¿Se puede saber quién determinó que era la configuración más exitosa en el contexto actual? ¿Lo dice la ciencia, que es la única que no miente? Hay muchos que sostienen que la vida en comunidad es una configuración infinitamente más eficiente desde cualquier punto de vista.

    Una configuración es exitosa en cuanto al logro de un objetivo. ¿En cuál objetivo estás pensando tú? ¿Transmisión de valores? ¿Perpetuación de la especie? ¿Optimización económica? ¿Felicidad?

    Vamos Yack. O reconoces que es el hombre el que toma las decisiones o es su ADN, ese programa maestro que de acuerdo a ti lo regula todo. Cuando una mujer estupenda se me insinúa, lo que instruye mi ADN, con todas sus fuerzas, es acuéstate con ella. Sin embargo, ahí entra en juego la razón y la voluntad, las que en definitiva serán las que determinarán mi comportamiento. ¿Y en base a que determinarán mi comportamiento? En base a mis creencias, valores y principios. ¿Y qué pasó con mi ADN? Simplemente quedó relegado a un segundo plano. Tu programa maestro aquí no sólo no sirve, sino que pasa a ser un verdadero estorbo.

    Yack, siempre fundamentas que los cambios son muy graduales y toman millones de años y ahora resulta que los cambios se generan en algunos pocos años. Lo que cambió no fue ni el ADN ni el genoma. El ADN es el mismo que teníamos hace miles de años. Y el hecho que podamos cambiar tan rápidamente nuestros comportamientos sin que detrás exista un cambio genético, te demuestra fehacientemente que podemos hacer lo que nos propongamos, incluso a pesar de nuestro ADN.

    Yack, el hombre no es monógamo pero, si quiere, puede comportarse como tal. Intentar buscar una explicación genética a un comportamiento que surge a pesar de nuestra genética es un sinsentido. La explicación la entregas tú mismo: es lo que el hombre cree mejor (configuración más exitosa) - y esto lo agrego yo - porque el hombre, con este excelso atributo que es la conciencia de sí mismo, puede hacer lo que se proponga, incluso contraviniendo lo que dicta su ADN.

    Hay personas que quieren explicar todo el comportamiento humano en base a las teorías económicas. Otros en base a la genética. Y otros, como Freud, con lo suyo. Son sólo posturas parciales, reduccionistas y deterministas, que en la realidad no se sostienen. Siguen intentando acomodar la realidad a las teorías y pierden la necesaria objetividad. Y la realidad se nos presenta de frente, sin dobleces.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  19. Juan Bautista21:42

    Yack, nos empezamos a aproximar. Ahora estás describiendo comportamientos del homo sapiens como consecuencia de “razones” y no del ADN. Estás reconociendo, que el hombre, al descubrir (por medio de la razón) que un comportamiento (monógamo) es mejor que otro (polígamo), va a optar por aquel que satisfaga mejor sus objetivos, incluso a pesar de que su ADN diga lo contrario. Es lo que te he tratado de transmitir majaderamente. Bien.

    Más aún, señalas “Por otra parte, las formas de vida que ha ido adoptando la humanidad a lo largo de su historia, también han influido, y mucho, en la configuración de su genoma”. Es decir el hombre está determinando hacia dónde se dirige. Bien. Sin embargo esta frase no es consistente con tus cambios graduales en millones de años que tanto discutimos al analizar las diferencias de roles entre hombres y mujeres.

    Pero después te vuelves a enfrascar en lo determinista: “Ahora somos mayoritariamente monógamos y no por una decisión consensuada en asamblea universal, ni por recomendación del papa, sino porque es la configuración más exitosa en el contexto actual.” ¿Te estarás refiriendo a una especie de selección natural (automática, sin la necesidad de voluntad y razonamiento)? ¿Selección natural pero sin mutaciones? Nuevo concepto.

    Reniegas que sea producto de una decisión del hombre y lo fundamentas en que es la configuración más exitosa en el contexto actual. ¿Se generó espontáneamente? ¿Y porqué en otras culturas no se ha generado? ¿Se puede saber quién determinó que era la configuración más exitosa en el contexto actual? ¿Lo dice la ciencia, que es la única que no miente? Hay muchos que sostienen que la vida en comunidad es una configuración infinitamente más eficiente desde cualquier punto de vista.

    Una configuración es exitosa en cuanto al logro de un objetivo. ¿En cuál objetivo estás pensando tú? ¿Transmisión de valores? ¿Perpetuación de la especie? ¿Optimización económica? ¿Felicidad?

    Vamos Yack. O reconoces que es el hombre el que toma las decisiones o es su ADN, ese programa maestro que de acuerdo a ti lo regula todo. Cuando una mujer estupenda se me insinúa, lo que instruye mi ADN, con todas sus fuerzas, es acuéstate con ella. Sin embargo, ahí entra en juego la razón y la voluntad, las que en definitiva serán las que determinarán mi comportamiento. ¿Y en base a que determinarán mi comportamiento? En base a mis creencias, valores y principios. ¿Y qué pasó con mi ADN? Simplemente quedó relegado a un segundo plano. Tu programa maestro aquí no sólo no sirve, sino que pasa a ser un verdadero estorbo.

    Yack, siempre fundamentas que los cambios son muy graduales y toman millones de años y ahora resulta que los cambios se generan en algunos pocos años. Lo que cambió no fue ni el ADN ni el genoma. El ADN es el mismo que teníamos hace miles de años. Y el hecho que podamos cambiar tan rápidamente nuestros comportamientos sin que detrás exista un cambio genético, te demuestra fehacientemente que podemos hacer lo que nos propongamos, incluso a pesar de nuestro ADN.

    Yack, el hombre no es monógamo pero, si quiere, puede comportarse como tal. Intentar buscar una explicación genética a un comportamiento que surge a pesar de nuestra genética es un sinsentido. La explicación la entregas tú mismo: es lo que el hombre cree mejor (configuración más exitosa) - y esto lo agrego yo - porque el hombre, con este excelso atributo que es la conciencia de sí mismo, puede hacer lo que se proponga, incluso contraviniendo lo que dicta su ADN.

    Hay personas que quieren explicar todo el comportamiento humano en base a las teorías económicas. Otros en base a la genética. Y otros, como Freud, con lo suyo. Son sólo posturas parciales, reduccionistas y deterministas, que en la realidad no se sostienen. Siguen intentando acomodar la realidad a las teorías y pierden la necesaria objetividad. Y la realidad se nos presenta de frente, sin dobleces.

    Saludos

    ResponderEliminar

¡Nos gustaría conocer tu opinión sobre el tema!
______________________________________________________
Si te interesa este tema y quieres recibir por correo los nuevos
comentarios pulsa sobre la opción AVISARME.
______________________________________________________