Si te interesa reflexionar sobre ciertos temas, dar tu propia opinión, conocer la de otros y debatirlas constructivamente, te invitamos a participar en este blog.
Elige el tema que te interese en la columna derecha, sección Temas tratados y escribe tu propia opinión.

~ Todos los temas están activos ~

Por qué hay personas buenas y malas

Prescindiendo de consideraciones éticas, filosóficas o religiosas y de la inevitable subjetividad del observador, todos estaremos de acuerdo en que existen personas que son objetivamente buenas (la madre Teresa de Calcuta) y personas que son objetivamente malas (Hitler).

Ante esta evidencia, casi empírica, debemos suponer, y hasta admitir, que tanto las personas buenas, como las personas malas, encuentran alguna ventaja en su respectivos roles, porque de no ser así, cambiarían, por puro egoísmo, su conducta para obtener mayor beneficio personal.

En base a lo que antecede, hemos de dar por cierto, que tanto el hecho de ser bueno, como el hecho de ser malo, debe aportar a cierto tipo de personas, ventajas que les hacen persistir en su conducta moral, hasta el punto de que estas características conductuales, pueden entenderse como una propiedad esencial de su personalidad.

Y llegados a este punto de nuestro análisis, sólo nos queda encontrar una teoría que dé cuenta de las siguientes cuestiones:
  • En qué consiste la maldad y la bondad humana.

  • Qué beneficio personal sacan las personas malas de su maldad y las personas buenas de su bondad.

  •  Por qué unas personas consideran más rentable la maldad y otras la bondad.

  •  ¿Qué circunstancias concurren en las personas malas y cuales en las buenas, que justifique su empecinamiento en esas conductas moralmente antagónicas?

En esta tertulia trataremos de responder a estas preguntas para, desde el terreno práctico, cuestionarnos con fundamento si hemos de abrazar una u otra estrategia moral, para así disfrutar de una vida más productiva y feliz.

48 comentarios:

  1. El mal y el bien son percepciones meramente humanas, culturales, creaciones de la mente. No existe el "mejor" o el "peor". Todo es una cadena de actos y consecuencias. La clasificación que hacemos los humanos de esas cadenas responde a si éstas en primer lugar son o no arbitrarias, descartando las arbitrarias (o a las que no somos capaces de dar significado) nos quedan aquellas que responden a un criterio identificado. Si dicho criterio sobrevive a sí mismo entonces decimos que son "buenas" cadenas y aquellos que las ejecutaron son "buenos" por extensión. Si la cadena conduce al fracaso, es decir: no logra perpetuarse hasta el momento temporal de su evaluación (que puede ser constante / ad infinitum) entonces decimos que son "malas" y "malos" quienes las llevaron a cabo. Si el nazismo hubiera triunfado logrando la hegemonía mundial no quedaría nadie para evaluarlo como "malo", todos los que formaran parte de él lo considerarían "bueno" por lograr perpetuarse sin autodestruirse. Sin embargo el criterio seguido por los nazis contiene el código de instrucciones que lo llevo a su propia destrucción. El ser humano actual es un ser social, nuestra supervivencia y evolución como individuos absolutamente aislados nos devolvería, hoy, en el mejor de los casos a la categoría de cavernícolas. Esto tampoco es ni bueno ni malo, simplemente debemos elegir criterios de acuerdo con un objetivo: ¿queremos ser un ser social? Si la respuesta es sí debemos ejecutar unos criterios y descartar otros (aquellos que contienen en su formulación ingredientes nocivos para el ser social: segregación racial, étnico, intelectual... etc.). No pretendo caer en el relativismo moral absoluto que por cierto aborrezco (opino que es "malo" porque mi objetivo no es el caos al que inevitablemente conduce) simplemente conciliarlo con el inmovilismo ético y moral que algunos profesan: el bien y el mal dependen del objetivo que nos fijemos. Si nos aproxima a nuestro objetivo "bueno", si nos aleja "maaaaalo".
    Entonces la pregunta no es si las personas son buenas o malas, eso es preguntarse sobre los efectos, la raíz de todo está en la causa ¿Cuál es nuestro objetivo? ¿Cuál es nuestra causa?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo23:32

      Eres un genio.

      Eliminar
  2. Quería contestar aquí pero me he tropezado con el detestable límite de caracteres de blogger.

    Mi respuesta aquí: http://www.lonelyshouters.com/2010/11/10/blog-response-%C2%BFpor-que-hay-personas-buenas-y-malas/

    ResponderEliminar
  3. Aury19:28

    Hola a todos. me llamo Aury y quería decir que para mi hay personas buenas y malas. Las buenas son las que se portan bien con los demas, son sinceras y te echan una mano cuando la necesitas. Las malas son las que solo piensan en hacerte daño cuando tienen oportunidad.
    No estoy muy de acuerdo con Alejandro cuando dice que lo bueno es lo que triunfa y lo malo lo que se autodestruye. Lo bueno y lo malo es independiente de lo que ocurra al aplicarlo y mas bien tiene que ver con la conciencia moral.

    No se que opinais. Saludos para todos.

    ResponderEliminar
  4. Alejandro, según creo entender, para ti, lo bueno es lo que funciona y lo malo lo que no, en función de un objetivo marcado de antemano.

    En esto puede coincidir contigo en términos generales, en términos darwinistas para ser exactos.

    De todos modos, estarás de acuerdo en que el nazismo fracasó no tanto porque fuera malo (tuviera en sí el código de su autodestrucción) sino porque tuvo mala suerte.

    El marxismo, por ejemplo, sí estaba condenado al fracaso porque se basaba en un error estructural que lo hacía inviable a largo plazo.

    No siempre que un proceso fracasa o triunfa se debe necesariamente a su naturaleza imperfecta o adecuada, sino en cierta medida a la mala o buena suerte, por lo que tu teoría sólo sería admisible en términos estadísticos, lo que para mí sería suficiente, a condición de que no lo olvidáramos y evitáramos aplicarla a piñón fijo sobre cualquier proceso.

    Respecto a que el ser humano es un ser social, de acuerdo, pero yo diría más: no es una elección a la que pueda renunciar. Va en sus genes como el hambre o el miedo.

    De todas maneras, el hecho de que te fijes un objetivo y lo consigas no hace bueno todo lo que has hecho para alcanzarlo. Si para conseguir trabajo tienes que asesinar a varios candidatos, has hecho algo malo y la prueba de ello es que posiblemente acabes en la cárcel y pierdas el trabajo o vivas con remordimientos o miedo el resto de tu vida, en el mejor de los casos.

    Por tanto, sólo podemos saber si algo es bueno o malo retrospectivamente (no hay mal que por bien no venga), aunque nuestro cerebro nos permite hacer conjeturas razonables sobre si un acto es “valido” para conseguir un objetivo. A veces ni siquiera podemos estar seguros de que ese objetivo que nos parece deseable, finalmente será bueno o malo. Por ejemplo, consigues casarte con la pareja de tus sueños y luego descubres que es una criatura malvada, vengativa e infiel.

    Por último: el tema de este debate estaba orientado a dilucidar por qué unas personas nos parecen malas y otras buenas. Hay algunas otras entradas (por ejemplo, “El fin justifica los medios”) más orientadas al planteamiento que tú propones.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. * En qué consiste la maldad y la bondad humana.

    La maldad como la bondad dependen de la cultura. Por ejemplo, muchas personas creen que es bueno dogmatizar a sus hijos con su religión, y las religiones son diferentes, dicen cosas diferentes y no siempre son buenas o malas. Otro ejemplo, algunas personas creen que es bueno convidar un cigarro a alguien que no fuma y que está mal o triste, para que se relaje.

    Pero creo que hay un punto en que casi todo el mundo estaría de acuerdo. En que nuestros semejantes sienten dolor. Esta habilidad se dio a lo largo de la evolución, pero no es una característica única de los hominidos y primates.


    * Qué beneficio personal sacan las personas malas de su maldad y las personas buenas de su bondad.

    Los beneficios de ser bueno, bondadoso o altruista.

    + Motivación
    Mucha gente admira a la gente altruista o bondadosa, lo que provoca motivación a la persona.

    + Recompensa
    La gente bondadosa, muchas veces, es recompensada por otros, de forma altruista o reciproca (ej. hoy por ti mañana por mi).

    + Serenidad
    Tal vez la gente mas bondadosa sea mas serena o con pensamientos claros, ya que no esta pensado de forma oportunista cuando ser malo y cuando ser bueno, solo se niega a hacer el mal.

    + Omitir estres
    Una persona buena no esta siempre pensando en robar cosas o sacar provecho de las situaciones de forma injusta. No tiene estres de haber echo algo malo y que al final salió perjudicado el. O el estres que puede probocar el rechazo social, por ser una persona mala.

    Los beneficios de ser malo.

    + Obtener cosas de forma inmediata.
    Si se tiene la posibilidad de obtener algo de forma rápida, simplemente se roba.

    + Oportunismo
    Aprovechar cualquier momento para beneficiarse de algo, sin importar si es bueno hacer eso o es malo.

    + Charlatanear y mentir
    Sacar partido de la ignorancia de las personas en algo.

    + Evitar pensamientos en conflicto de forma oportunista y mas fácil.
    Si no importa la gente o sus sentimientos, se evita cierto estrés, el de ponerse en el lugar del otro. Pero a mucha gente le importa, solo que muchas veces se libra del cargo de conciencia con un pensamiento que le pone fin a ese conflicto mental (general mente un pensamiento oportuno y tonto). Entre mas mala la persona menos importa la calidad (razonable) de ese pensamiento oportuno.

    * Por qué unas personas consideran más rentable la maldad y otras la bondad.

    Hay gente muy mala, medio mala, media mala y buena, medio buena, muy buena. O simplemente hay de todo, creo que ser bueno o malo, no es tanto un pensamiento cociente, sino una forma de actuar y aveces la gente justifica sus actos con pensamientos cocientes. Muchas veces lo hace para justificar su conducta. También depende mucho de la sociedad en la cual la persona vive, todas las cosas que a pasado y la genética.


    * ¿Qué circunstancias concurren en las personas malas y cuales en las buenas, que justifique su empecinamiento en esas conductas moralmente antagónicas?

    + La sociedad que lo rodea y crianza.
    + Su Inteligencia (Se mide por nuestra capacidad de cambiar de opinión y de predecir, vital también para sobrevivir. | Es una definición nueva que algunos dicen, que me parece mejor que las actuales)
    + Genética. (los sicópatas, por ejemplo, tienen problemas genéticos)
    + Si la gente evalúa o no evalúa, si en situación es bueno dejarse llevar por las emociones. (por ejemplo, la gente mala se deja llevar por las emociones cuando se quiere vengar de alguien. La gente buena juzga si es bueno vengarse o no, tratando de que no importe tanto las emociones, rabia, ira, etc. (no estoy seguro si sería parte de la inteligencia)

    ResponderEliminar
  6. Hola Yack,

    en primer lugar mi postura no contempla la suerte como un factor determinante, sencillamente no creo en ella o al menos no como el elemento de puro azar que creo intuir es para ti. Como podrás deducir soy netamente determinista. De aquí nos desviaríamos a otro tema pero no sé si tengo tu permiso.

    En segundo lugar y en consecuencia encuentro que los fallos del nazismo eran de la misma categoría, estructurales, que los fallos del marxismo. De aquí, nuevamente, me saldría de la frontera marcada sin los papeles en regla.

    Por otro lado el objetivo no se fija de antemano como algo variable al margen del criterio a implementar sino que el objetivo es inherente e idéntico a todos los criterios: la supervivencia misma del criterio, o algoritmo si lo enfocamos desde el punto de vista de la dinámica de poblaciones.

    Por lo tanto el objetivo siempre es el mismo y siempre es deseable, cuando no se alcanza es porque el criterio en sí mismo era incorrecto o sencillamente cumplió al máximo de sus posibilidades para un momento dado. Nada es para siempre, ni siquiera la existencia misma. Perdón, nuevamente me voy por las ramas (qué difícil es desarrollar un argumento estando tan acotado ¿eh?)

    En cuanto a la orientación del debate no he podido evitar llevar mi deducción hasta lo que considero son los verdaderos orígenes de la cuestión planteada.

    Sencillamente no puedo entrar al debate propuesto sin desbordar a otras cuestiones relacionadas.

    Tampoco creo que sea favorable para el supuesto criterio de estimulación del debate de este blog ser tan estrictos con el guión, si lo eres lo único que conseguirás de mí es que no entre más a debatir ya que no entiendo que en un debate filosófico pueda existir un árbitro que me saque la tarjeta amarilla cada vez que él considere que me he salido del tema. No es intelectualmente muy estimulante que digamos estar dándole vueltas a una simple idea sin poder relacionarla con nada. Eso está más cerca de un mantra de meditación que de un debate filosófico y para eso no necesitamos escribir nada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Aury, pienso que tu análisis es correcto desde el punto de vista ético.

    En la práctica todos asumimos los postulados éticos como verdades autoevidentes, aunque de lo que se trata aquí es de ver el problema desde un punto de vista más elevado que nos permita comprender las ventajas e inconvenientes de las conductas y acciones buenas y malas.

    Asumimos como punto de partida para nuestra reflexión que también las acciones malas deben tener alguna ventaja cuando son tan frecuentes.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  8. Si elevas lo suficiente el punto de vista verás que las acciones malas siempre terminan en carreteras muertas.

    Paz y buen karma.

    ;)

    ResponderEliminar
  9. Alejandro, lo siento, pero tampoco estoy muy de acuerdo con lo que dices en tu primer comentario de esta entrada.

    Mira, lo ideal sería como tu dices, que algunas ideologías tengan el código de su autodestrucción. Pero esto vale mas para los animales que son mas "pensantes". Y también lo que puede pasar es que una ideología malvada triunfe por un tiempo y en ese tiempo, caiga un meteorito y destruya la tierra. Ese es un peligro que puede ser real, en el cual no se cumple lo que dices.

    Y aunque la tierra nunca se destruya, tampoco sería tan valido para otros animales, por ejemplo: los leones hacen cosas muy mala, como matar a las crías de una madre, para que vuelva a estar en periodo de reproducción y así el león podrá tener relaciones sexuales mas pronto con la ex madre. Aunque exista tiempo infinito puede que esto siga pasando hasta que las especie se extinga. Y de los leones no se espera que evolucionen como los humanos y sean bípedos y tengan un gran cerebro, lo mas probable es que se extingan y nunca lleguen a ser tan pensantes como los humanos.

    En lo que estoy de acuerdo en que tu postura es lo que se espera, y esta muy bien, pero no necesariamente va a ser así.

    Alejandro, te aconsejo que no siempre tomes una postura o ideología en la cual abarque todo, por que no todo cabe en una sola postura. Y lo mejor es estar dispuesto a cambiar, cambiar de opinión o de pensamiento. No es lo mismo que no tener criterio. Tampoco digo que que no se puedan determinar las cosas.

    Que estén bien

    ResponderEliminar
  10. Ser esto o lo otro me parece rígido o estereotipado. Una persona que denominamos "buena" puede asesinar a alguien en un momento dado, y un asesino en serie puede, en un impulso, cometer un acto altruista.
    Lo cual significaría que -aunque estadísticamente hablando suela tener prioridad uno de los dos extremos- somos potencialmente buenos y potencialmente malos en cada instante. Más que *ser* prefiero pensar que *actuamos como*.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  11. Muy buen y exhaustivo análisis Writkas. No voy a añadir nada más a tus comentarios si no es que tal vez lo más inteligente es ser bueno o malo en según qué casos, que es lo que solemos hacer todos. Somos más buenos, por ejemplo, con las personas más allegadas y de las que más dependemos, y somos más malos con las personas que dependen de nosotros o con las que no vamos a tener relación posterior.

    La cuestión que intentamos dilucidar es por qué unas personas son netamente malas o netamente buenas, es decir, son malos o buenos incluso con las personas o en las circunstancias que no deberían serlo en términos de beneficio óptimizado. Tú has apuntado algunas posibles razones, tales como la genética, la cultura, la educación, las circunstancias, etc.

    Tal vez la respuesta es que no es aconsejable ser malo ni bueno, sino malo o bueno, según las circunstancias. Los casos extremos (los santos y los malvados) sólo serían el extremo inadaptado e ineficiente que se acumula en los extremos de la campana de Gauss.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  12. Yack, tienes razón. Hay que saber cuando ser bueno y cuando ser malo.

    Si alguien fuera demasiado bueno, la gente abusaría de eso. Te pediría favores a cada rato, ayuda en cada momento, etc. No hay tiempo para todos y por eso no hay que ser siempre bueno con todos.

    ResponderEliminar
  13. Alejandro, la suerte existe aunque desde el punto de vista estadístico podemos retirarla de la ecuación al ser aleatoria y neutralizarse al variar de signo, también aleatoriamente.

    Cualquier plan, por pocas o muchas posibilidades que tenga de éxito, puede triunfar o fracasar si cuenta con la suerte de su parte o en contra, y eso hay que tenerlo en cuenta al planificar y al evaluar el resultado.

    El marxismo no puede triunfar porque se basa en principios erróneos y ha fracasado cada vez que se ha ensayado. Sin embargo el nazismo sólo se intentó una vez, casi ganan la guerra y si en lugar de ser los americanos los primeros en fabricar la bomba atómica lo hacen los nazis, ahora tal vez llevaríamos una cruz gamada tatuada en la frente.

    Con esto quiero decir que la suerte (circunstancias ajenas al proyecto mismo) a veces puede ser decisiva. O al menos esa es mi experiencia personal.

    No acabo de ver cuál es tu idea. Tal vez si pusieras algún ejemplo de lo que quieres decir, me serviría para entenderlo.

    En cuanto a las limitaciones en lo que se puede decir, sólo hay una: el respeto a las personas que intervienen, que no a sus ideas, a las que no hay que tener ninguna consideración.

    Solamente intentaba contestar a tu comentario “Entonces la pregunta no es si las personas son buenas o malas…”. La pregunta es por qué algunas personas adoptan estrategias que consideramos “malvadas” y otras, en cambio, apuestan por actitudes “beatíficas”.

    Naturalmente puedes situarte donde quieras para contestar a esa cuestión o incluso contestar a otra que no tenga nada que ver, pero ayuda mucho atenerse al planteamiento inicial para saber de qué estamos hablando.

    En cuanto a “Si elevas lo suficiente el punto de vista verás que las acciones malas siempre terminan en carreteras muertas.” podría estar de acuerdo si definimos las acciones malas como "aquellas que terminan en carreteras muertas", pero eso es una profecía retrospectiva sin valor. Las profecías que nos interesan aquí son las que nos ayuden a predecir el futuro, no a explicar el pasado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. De acuerdo contigo Ana.

    Lo que solemos hacer es, ser buenos o malos, según nos convenga en cada ocasión. No obstante la pregunta que se planteaba es por qué unas personas son netamente malas y otras netamente buenas. ¿Cual puede ser la razón de esta anomalía y el beneficio que obtienen?

    Podríamos aventurar, como hipótesis de trabajo, que a las personas malas se les da mejor ser malas.

    Por ejemplo, alguien que tenga muy buena memoria, habilidades de actor y ninguna formación o talento, puede apostar por engañar a sus semejantes porque el conjunto de habilidades y carencias que posee hace la mentira y la estafa más rentable en términos globales que la honradez.

    Así un experto en cajas fuertes que pierde su trabajo, puede verse abocado a asociarse con delincuentes para aprovechar sus conocimientos. Y así sucesivamente.

    En cuanto a “ser” o “actuar como” es una diferencia importante. La gente normal “actúa como” mientras que la gente mala o buena “es” porque cuando una conducta se hace crónica en un individuo se convierte en una característica de su personalidad (éste es un embustero) y no en un acto casual (Juan me mintió ayer.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  15. PaquitoDJ20:31

    Hola a todos...



    ¿Cuáles son las circunstancias que determinan un tipo de conducta en las personas? En relación a lo bueno y lo malo, al éxito o al fracaso material.



    ¿Por qué hay personas que se categorizan como "malas" cuando cometen actos de infidelidad contra su pareja?



    ¿Por qué hay personas que les ofrecen droga y al rechazarla son consideradas como "buenas"?



    ¿Por qué a las personas que les sonrie la fortuna material en su vida se les considera "exitosos" mientras que a las que les ocurre lo contrario se les cataloga como "fracasados" o "conformistas"?



    La idea que me parece verdadera es que las personas cuando nacen son como un cassette en blanco en el cual se irá grabando información que determinará con el paso del tiempo si será categorizada como una persona "buena", "mala", "éxitosa","fracasada" o "conformista".



    Esta información determinará de manera gradual su conducta y definirá su personalidad.


    ResponderEliminar
  16. Muchas y difíciles preguntas planteas. Trataré de exponer lo que yo pienso al respecto:

    a) Genética (inteligencia/caracter) + educación + experiencia.

    b) La relación de pareja es, por defecto y mientras no se acuerde lo contrario, un contrato con obligaciones y derechos por ambas partes.

    Y la fidelidad es la primera de esas obligaciones/derechos.

    El concepto de fidelidad, se basa en lo poco práctico que es para el hombre dedicar sus esfuerzos a sacar adelante los genes del amante de su pareja.

    En la mujer tampoco es práctico que el hombre con el que forma pareja, dedique parte de sus esfuerzos a cuidar los hijos que tiene con otra pareja o que la abandone a su suerte con los hijos a su cargo.

    c) Rechazar una conducta que es intrínsecamente "mala" como el consumo de drogas es, por lógica semántica, "bueno". Lo que no significa que el individuo que rechaza las drogas haya de ser bueno en otros ámbitos.

    No obstante, si rechazas la opción de convertirte en un drogadicto y dado que al hacerlo estás evitando verte arrastrado a una conducta perversa que perjudica a todos tus semejantes, es legitimo hablar de una conducta "buena", es decir, beneficiosa para tus semejantes.

    Y todo acto "bueno" aumenta tu puntuación global para ser considerado una persona "buena".

    d) El dinero es un bien escaso que todos intentamos acaparar porque con él se puede conseguir muchas cosas de las que deseamos, desde educación hasta seguridad y confort.

    El dinero que cada cual acumula refleja su eficiencia en la lucha por conseguir riqueza, siempre que se cumplan las reglas del juego (la ley), porque en otro caso estaríamos hablando de delincuentes cuyo destino más probable es la cárcel, que es la antítesis del éxito.

    Es como preguntar por qué se considera exitoso a un ajedrecista que gana un torneo. El cerebro es una máquina para hacer realidad los deseos que generan nuestros instintos genéticos.

    Cuanto más deseos consiga nuestro cerebro, mejor máquina será y el dinero es uno de los tres deseos universales que todos compartimos y por el que hay más competencia.

    e) Cuando nacemos, contamos con un hardware de diferente calidad (desde descerebrado a genio) y cuando crecemos vamos adquiriendo un software (educación y experiencia) que correrá más o menos rápido, con más o menos fallos, según la calidad del hardware innato.

    No puedes ejecutar un programa sofisticado en un ordenador que tenga 15 años de antigüedad.

    En todo caso, nuestro éxito personal depende del hardware (inteligencia innata) y del software (experiencias que vamos acumulando, interpretando y empleando para hacer conjeturas acertadas.

    También está la suerte, que es un factor aleatorio que puede ser decisivo en el resultado final.

    Y eso es todo. Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Anónimo20:25

    las personas malas son aquellas que perjudican a varios individuos es por ellos que la sociedad los cataloga de esa forma.
    en tanto las personas buenas son aquellas que benefician son utiles ya ayudan a que la sociedad prospere, esa clase se indubiduos son bien vistos y son catalogados como buenas perdonas.

    ResponderEliminar
  18. Estoy de acuerdo, siempre que se ayude a personas que no van contra los intereses del grupo. Ayudar a los Alemanes durante la guerra era considerado una traición en Estados Unidos.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Anónimo23:08

    preguntando porque hay personas tan malas llegue a esta pagin.. y tb me digo yo segun criterios de algunas personas puedo ser buena o mala .. pero yo digo esto para mi ser mala es por ejemplo matar torturar o ejercer alguna violencia a otros seres indefensos.. y si yo siento mi corazon conmovido por ciertas personas u o animales que dicosa sea de paso el humano tarata por lo que se muy mal .. y yo veo eso y sufro ahi mi corazon me dice que soy buena.. pero tb si no ayudo o colaboro con el des´poseido o el animal que sufre me siento que soy mala es solo un sentir porque yo no haria daño deliberadamente algunos ienten placer.. en ver sufrir , para mi eso es ser MALO

    ResponderEliminar
  20. Sí, puede ser una buena definición. Bueno es quien sufre con el dolor ajeno y malo el que disfruta.

    Sólo habría que explicar la razón de que sea tan frecuente la maldad.

    Tal vez necesitamos la maldad para progresar y dado que el progreso reduce el dolor en mayor cuantía que la maldad, podríamos llegar a pensar que la maldad generalizada nos beneficia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Anónimo10:17

    Excelente hace algunos días mi novia me pregunto por que hay personas buenas y malas, en mi punto de vista solo le dije no existe eso " realmente somos personas adaptándonos al entorno" y como algunos de ustedes mencionan que las personas macen malas o buenas y otras personas dicen que lleva un proceso desde que nacemos hasta que ya no estamos en este plano, mencionan no hay bien por mal que no venga, creo que como seres pensantes jamás aprenderemos nada todo lo que nos rodea es de interés mientras lo necesitamos. En fin son las 3:00 am gracias por leer esto

    ResponderEliminar
  22. Sabia y profunda reflexión. El concepto de malo o bueno es un juicio de valor que hacemos sobre la conducta de las demás personas en función de si nos beneficia o perjudica.

    Al margen de esa apreciación oportunista, existe una creencia común entre los miembros de una sociedad de lo que son actuaciones buenas o malas, que se corresponde con el tipo de conductas que favorecen la máxima eficacia social.

    Y gracias a ti por escribirlo.

    Saludos.


    ResponderEliminar
  23. Antonio16:10

    Hace ya bastante tiempo, una compañera de trabajo, gran persona, me dijo que no hay buenos ni malos, sino que simplemente las personas son buenas hasta que dejan de serlo. No comparto totalmente esa afirmación, porque he visto gente más que mala, nefasta, casi por naturaleza, esas son personas tontas porque se ganan enemigos sin necesidad, para el poco beneficio que sacan a cambio.

    Sin embargo, la gente astuta que sabe cuando tiene que ser buena, y cuando tiene que dejar de serlo, es la que, gracias a su astucia, logra prosperar.

    De aquí yo deduzco "es absurdo y negativo, y de tontos ser malo sin necesidad", si bien, yo, como iluso partidario de la ética a toda costa soy un entusiasta de la bondad y procuro y animo a ser "bueno" siempre, sea cual sea la necesidad.
    Saludos.

    Antonio

    ResponderEliminar
  24. Interesante y profundo razonamiento, con el que coincido. Efectivamente sólo hay que ser malo cuando te va un importante beneficio en ello, porque en otro caso serías tonto de capirote más que malo.

    El problema de ser malo, sólo cuando no te ven y sacas beneficio con ello, es que resulta imposible evitar que acaben descubriendo tu verdadera naturaleza, y al cabo de un tiempo los que te conocen saben que siempre te riges por lo que más te conviene y en las situaciones difíciles, los traicionarás.

    Si quieres disfrutar del beneficio que supone la confianza ciega de los demás en tu honestidad, tienes que demostrarles que eres honrado hasta la estupidez, es decir hasta cuando no te ven y te perjudica.

    Y la única forma conocida de conseguirlo es ser auténticamente honrado, sin trampa ni cartón.

    Pero el beneficio de la honradez pura depende en parte del ambiente en que te muevas. Si eres el dueño de un banco, cuyo mayor activo es la honestidad con sus clientes, la honradez es un buen negocio, pero si vendes botellas de agua mineral en una manifestación, tal vez te sea más rentable rellenarlas de agua del grifo.

    Como siempre, todo depende, aunque mi recomendación personal es ser honrado por principio y en todas las ocasiones. Requiere menos esfuerzo y suele dar mejores resultados a largo plazo.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  25. Anónimo0:49

    Yo viví con una de las personas a la que consideré por mucho tiempo terriblemente malvada: mi padre,algunas actitudes se me fueron pareciendo con el paso de los años y hasta el día de hoy sigo luchando contra esos defectos; pero también aparte de parecerme me dí cuenta que cosas que el hizo, yo no las haría nunca: golpear a mi hijo, y mi pareja, maltrato verbal,venganzas sin sentido por nombrar algunas. A él sus padres lo mandaban a trabajar a los 6 años, el padre lo golpeaba a él y a la madre, quien por otro lado también tenia lo suyo era muy ignorante y mala y a su nieta(mi hermana)no la quería porque era de tez oscura, a mi y mi otra hermana nos besaba mas, nos regalaba mas cosas...y él creció con ese odio, aprendió a odiar. Mí mama le dio todo el amor del mundo, se dejo golpear muchas veces para defendernos a mi y a mis hermanas, pero eso no alcanzó y mi padre se fue de este mundo con odio en su corazón. Hoy vivo con mi marido y es la persona mas buena que conocí en mi vida, me brinda amor cuando los malos pensamientos me invaden el alma y gracias a él y mi mama soy una buena persona...Perdón si me puse pesada pero nada mejor que la experiencia (lo empírico, como decía el articulo)para explicar estas cosas. Yo no entiendo de filosofía ni de psicología ni de metafísica lo que si estoy segura es de que la maldad existe y es en los actos en los que se manifiesta, la gente mala "hace" maldades y la buena no, así de fácil.

    ResponderEliminar
  26. Sin duda hay personas con comportamientos perversos, y este tipo de conducta puede tener un origen genético y también ser el producto del ambiente en el que se han educado o una mezcla de ambos.

    En épocas difíciles o en entornos hostiles, los individuos se acostumbran a reaccionar de forma violenta y agresiva para sobrevivir en un ambiente cruel y despiadado.

    Aunque las condiciones mejoren, su mente y su conducta ya han quedado fijadas y ven el mundo a través de una óptica depredadora y oportunista.

    Lo único que cabe hacer frente a esas personas es procurar alejarse de ellas o si esto no es posible aprender a defenderse de ellas utilizando la inteligencia y la astucia, aunque sin llegar a perder la nobleza y la ética, lo que no siempre resulta fácil.

    El castigo de los malvados es el aislamiento social, que tarde o temprano acabará ahogando sus vidas.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  27. todos fuimos bebes lindo y buenos , que pasa despues?.... la vida es simple la gente la complica. como salen los malos? . la gente se pierde sin encontrar, felicida/(frase de carajo).yo tengo 25 años y bien vividos haciendo papel de bueno malo y en el fondo siempre lo mismo un niño. final

    ResponderEliminar
  28. Tal vez, Javier fuimos bebés lindos y buenos porque no teníamos otra opción.

    Cuando crecimos y nos hicimos fuertes sentimos la tentación de ser malos para conseguir placer a cosa del sufrimiento ajeno.

    Es humano. Lo que impide que seamos malos es la reacción de los demás a nuestra maldad.

    Si eres malo recibirás bofetadas desde todos los puntos cardinales, así que, al final te vuelves bueno por puro egoísmo y aconsejado por tu sentido común.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  29. pienso que los seres humanos nacemos con el cd en blaco. osea nuestro cerebro y mente se encargan de recibir señales gracias a nuestras experiencias de vida. en la medida que vamos teniendo experiencias sean productivas (buenas) o dañinas a la larga (malas), nuestro ser interno va creando una realidad personal en donde la suma de todas esas cosas cada vez mas positivas o negativas a la larga nos convierte en una buena o mala persona. entiendase las palabras buena o mala como el ser humano clasifico ambos tipos de experiencias... si como niños, jovenes, adultos y ancianos llevamos un cumulo de experiencias negativas, sencillamente nuestro ser interno reflejara esa realidad unica y personal vivida hasta el punto en el que se nos llame propiamente asesino o mala persona. ej: un niño que mo tiene estabilidad en casa para comer busca la calle, alla se llena de mundo quizas conozca las drogras, prostitution, robo y poco a poco su mente le recuerda toda aquella experiencia a las que se dedica ademas le crea nuevas imagenes en donde el infante acepta como realidad. al contrario si el infante o joven halla la calle y tiene un par de experiencias negativas pero hace un alto o consigue quien le guie o se inclina a su reserva de bondad interna, el joven se sostiene con su caracter y poco a poco moldea su nueva realidad hasta convertirla en regla de vida..... 2do ej: una joven tiene una serie de experiencias negativas en sus relaciones de pareja. si ella no encuetra cual es la falla o si no halla un buen consejo ella terminaria afirmando que todos no nacimos para ser amados, que es fea, que nadie la aceptaria o que todos los hombres son pe....s. ya ella creo su realidad y si no consigue un buen consejo o su ser interno no le da para moldear su conducta de allo no la saca nadie. asi es que pienso como existen personas buenas y personas inclinadas hacia la maldad.... Conclusion: la conducta del ser humano es definida por una serie de aptitudes que se refuerzan con la practica de la misma.

    ResponderEliminar
  30. Sin duda nuestra personalidad actual es una mezcla compleja de genética, educación y suerte.

    Al margen de esto, y tratando de encontrar planteamientos de tipo general que aporten alguna luz sobre el tema, yo diría que la gente es buena cuando le va bien siendo buena y mala cuando le va bien siendo mala.

    El hecho de que para unos sea más eficaz ser malos que buenos va a depender de sus circunstancias personales. Un individuo sin educación, con un físico intimidatorio y con viveza mental, nacido en un barrio dominado por narcotraficantes, posiblemente encontrará más satisfacciones y oportunidades haciéndose "malo".

    En México, por ejemplo, la profesión de "narco" es una de las más respetadas y envidiadas.

    Por el contrario, ese mismo individuo en un país como Suiza, le sería más rentable hacerse una persona honrada porque allí los delincuentes no son respetados, sino perseguidos hasta dar con ellos en la cárcel.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  31. Ser bueno o malo no es una actitud moral, depende de la situación en la que se halle el sujeto, es más una opción a elegir. Lo bueno y lo malo puede desvariar en los pensamientos del sujeto, ejemplo: un fumador le pide un cigarro a una persona, ¿Cuál sería la decisión acertada? Darle un cigarro implica causar daños físicos, pero no darlo nos haría quedar como antipáticos y/o malos, para unos lo malo es bueno, y para otros lo bueno es malo.. depende de la cabeza que analice cada situación.

    ResponderEliminar
  32. Estoy de acuerdo contigo, Fernando, en que el concepto de bueno o malo depende de los intereses del que lo juzgue. Pero al margen de eso, si consideramos un determinado contexto, como por ejemplo, España en el siglo XXI, podemos encontrar un consenso general sobre algunas materias, como por ejemplo, que no es bueno robar ni asesinar a los que no piensen como nosotros en ciertas materias.

    Ahora bien, si nos remontamos a 1936, o consideramos a determinados grupos proterroristas en 2014, matar deja de ser malo si matas al del bando contrario.

    En general, yo diría que lo bueno y lo malo son conceptos que varían para cada sujeto y circunstancia, pero que al mismo tiempo se puede hablar del bien y del mal en términos objetivos para ciertos actos o actitudes referidos a un grupo humano que comparte una serie de objetivos comunes (vivir en paz, por ejemplo).

    La declaración de derechos humanos, por ejemplo, es un intento de establecer una serie de principios objetivos sobre lo que está bien y está mal para cualquier sociedad humana.

    Naturalmente cuando se rompe la paz, o existen creencias o intereses muy fuertes, los derechos humanos se incumplen, pero en la medida en que aspiramos a disfrutar de un planeta próspero y en paz, este tipo de planteamientos éticos universales resultan útiles.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  33. El mal es una característica que nace con nosotros , a medida que la vida transcurre esa semilla va germinando e influyendo en nuestro devenir. Un ejemplo seria si una persona opta postula a un puesto de trabajo es muy probable que actúe según le convenga sin importar si los otros postulantes se encuentren en una situación paupérrima .

    ResponderEliminar
  34. Esto que dices es cierto, pero yo prefiero verlo como una manifestación de la lucha de los individuos por prosperar aunque sea a costa de los demás.

    Esto, que desde la óptica miope de la moral cristiana, es considerado como maldad, es, en realidad, la manifestación de la omnipresente competencia, que favorece a los más eficaces y mejora a las especies a lo largo de amplios periodos de tiempo.

    La ética no tiene capacidad para analizar o entender la compleja realidad. Para eso está la ciencia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  35. MarcoAurelio3:54

    Quizás sería aconsejable analizar inicialmente, con un poco de detalle, la pregunta en cuestión: "¿Por qué hay personas buenas y malas?".

    Un primer matiz, desde mi punto de vista, se referiría al carácter dicotómico de la pregunta formulada. En el pensamiento polarizado o dicotómico, se tiende a caer en el todo/nada, estás conmigo/estás contra mí, cero/uno, personas buenas/personas malas, blanco/negro. Como ha sido señalado en algún comentario precedente, personas consideradas como malas, pueden eventualmente actuar de manera bondadosa y viceversa. De esta manera, quizás sería deseable alejarse un poco del pensamiento polarizado y contemplar que entre el blanco y el negro, existe no ya el gris, sino distintos tipos de grises (5%, 10%, 15%, etc.). Con este primer matiz, la pregunta podría ser pulida en desbaste, quedando formulada de la siguiente forma: "¿Por qué hay personas con mayor inclinación a ser buenas y otras con mayor inclinación a ser malas?".

    Un segundo matiz, se referiría a la diferenciación entre a) lo interno del individuo en cuestión, constituido por pensamientos y emociones (unas tendentes al mal, como la envidia o la avaricia y otras tendentes al bien, como la generosidad o la empatía) y b) lo externo, es decir, la conducta habitual del individual. Una persona puede, por ejemplo, experimentar internamente con frecuencia envidia y, sin embargo, no actuar en consonancia con su emoción, esto es, no perjudicar lo más mínimo, frenando su emoción. Con este segundo pulido en terminación la pregunta podría ser formulada de la siguiente forma: "¿Por qué hay personas con mayor inclinación a actuar con bondad y otras con mayor inclinación a actuar con maldad?".

    Un tercer matiz tiene que ver con un asunto sumamente complejo y que ha sido estudiado por numerosos eruditos de la historia: el ser humano, ¿goza de libre albedrío completo, está predeterminado -determinismo- completamente o en parte su destino está escrito y en parte tiene libertad de elección? Esto nos llevaría a preguntas como ¿Teresa de Calcuta o Vicente Ferrer actuaban casi siempre con bondad porque no tenían apenas capacidad para actuar con maldad? ¿O, por el contrario, teniendo capacidad para actuar con maldad, prefirieron elegir intentar actuar con bondad? En el segundo de los casos, Teresa de Calcuta y/o Vicente Ferrer tendrían mucho mérito, mientras que si es lo primero, estarían "predestinados" a la inclinación hacia actuaciones bondadosas, con escaso o nulo mérito. Lo mismo podría decirse en el otro extremo o bien en situaciones intermedias: ¿hasta qué punto, por ejemplo, Napoleón estaba predestinado a ser quien fue y hasta qué punto fueron sus decisiones y el azar quienes trazaron su árbol vital? Entonces, quizás deberíamos responder a dos preguntas: 1) "¿Por qué hay personas con mayor inclinación a actuar con bondad y otras con mayor inclinación a actuar con maldad?" y 2) ¿Tienen las personas con mayor inclinación a actuar con bondad/maldad capacidad para actuar con maldad/bondad?

    Con sinceridad, no tengo respuestas racionales para ninguna de las dos preguntas; tan sólo la intuición, mi genotipo y mi fenotipo podrían guiarme a MIS respuestas, que no a las respuestas.

    Respecto a la pregunta 1) podríamos tomar dos enfoques opuestos: en un extremo, estaría Rousseau, abogando por el noble salvaje. Todos los seres humanos nacemos con inclinación a actuar bondadosamente, pero nuestra inserción en la sociedad nos cambia la inclinación. Y en el otro extremo, estaría Hobbes, postulando que todos los seres humanos nacemos con inclinación actuar con maldad y se necesita una autoridad externa que cambie la inclinación. Algo de pensamiento polarizado creo que hay entre ambos extremos. Quizás, lo más probable es que sea una combinación de genética/herencia y ambiente lo que daría respuesta a la pregunta 1).

    Y respecto a la pregunta 2), llevo décadas dándole vueltas a la respuesta, probablemente como continuación de la problemática en torno al libre albedrío.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  36. Te felicito por tu análisis del tema. Realmente es un asunto tan complejo y con tantos matices que es difícil pronunciarse en uno y otro sentido y más aún si consideramos todas las posibilidades intermedias que se acumulan entre ambos extremos.

    Muy resumidamente, yo diría que el concepto de bueno y malo es muy relativo. Depende de nuestros intereses personales, de nuestras creencias, de nuestra relación con el individuo cuya conducta enjuiciamos, de los intereses genéticos de cada individuo y de los de la especie y además, de algunos otros factores adicionales como el momento y la oportunidad.

    En general, creo que la gente es mala o buena según le convenga y según sean sus actitudes y circunstancias. A veces nos vemos obligados a ser malos, como cuando un mendigo desconocido nos pide pasar la noche de Navidad con nosotros y otras a ser buenos como cuando una ancianita dulce y simpática nos pide ayuda para cruzar la calle y vamos acompañados de una chica/chico al que deseamos conquistar y que casualmente acaba de confesarnos que admira la generosidad en los demás.

    Pero lo que más incide sobre la bondad o maldad crónica de la gente es su configuración genética y su trayectoria vital. Ambas circunstancias combinadas harán que cada individuo saque más beneficio de ser malo o de ser bueno.

    Por ejemplo, unas chica muy guapa, sabe que no tiene que ser buena para que todos intenten hacerles favores, mientras que otra fea, también sabe que solo conseguirá la atención de los demás a cambio de su generosidad permanente.

    Una chica guapa solo será simpática con los hombres que le interesen como pareja, y será antipática y hasta cruel con los moscones que revolotean a su alrededor importunándola.

    En definitiva, nuestra conducta se rige por el máximo beneficio, y esto depende de muchos factores interrelacionados.

    Salvo en la bondad o maldad patológica, que también perjudica al individuo, solo son estrategias de optimización de la conducta.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MarcoAurelio20:29

      Gracias por tu lectura de mi comentario, por tu respuesta y por tu felicitación, Yack.

      También te felicito por tus comentarios (en plural) y por el último en particular.

      A la pregunta "¿Por qué hay personas con mayor inclinación a actuar con bondad y otras con mayor inclinación a actuar con maldad?" respondes (copio y pego, con tu permiso): “nuestra conducta se rige por el máximo beneficio, y esto depende de muchos factores interrelacionados” (Yack). Estoy de acuerdo. Para complementar, creo que esto es lo que Ayn Rand llamaba “Egoísmo Racional” en su libro “Las virtudes del egoísmo”.

      También estoy de acuerdo en que la bondad o maldad suelen presentarse de forma crónica y que es la combinación de la genética de la persona y de su árbol de decisión vital lo que más incide sobre ellas.

      Mencionas al final los casos de bondad y maldad patológica y me parece interesante. Están relacionados, en mi opinión, con la cuestión del libre albedrío. ¿Un psicópata elige serlo? Teresa de Calcuta y Vicente Ferrer, que podrían ser ejemplos de “bondad patológica” ¿actuaban casi siempre con bondad porque no tenían apenas capacidad para actuar con maldad? Aquí he de confesar que me pierdo (como con el libre albedrío, en general), ya que adicionalmente, habría que definir, desde mi punto de vista, la línea divisoria entre lo patológico y lo que no lo es. Quizás en la maldad patológica se pueda usar el criterio hindú del “abinsa”: el no daño a los seres sensibles. Y en la bondad patológica, su opuesto, el criterio del no daño a uno mismo.

      Un saludo cordial.

      Eliminar
  37. Veo que coincidimos en lo esencial y eso es un buen indicio de que vamos por el buen camino, al menos en este tema.

    El asunto del libre albedrío, en mi opinión, tiene una fácil solución. Estamos totalmente determinados por lo que consideramos, en cada momento, que más nos beneficia o menos nos perjudica, valorando también las posibles consecuencias futuras que podrían derivarse de nuestra elección. Eso explicaría que visitemos al dentista aunque resulte desagradable, porque nuestra inteligencia nos dice que, de no hacerlo, será aún peor el daño a largo plazo.

    Y esto vale tanto para un santo como para un asesino en serie.

    En cuanto a lo que hay que considerar patológico, entiendo que un buen criterio sería: aquello que perjudica, directa o indirectamente, a quien lo practica.

    Si, por ejemplo, eres empalagosamente cariñoso, acabarás ahuyentando a todos los que te rodean y finalmente te quedarás solo, a pesar de poseer una característica que todo el mundo considera como una virtud.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MarcoAurelio9:31

      Hoy, 11/11/2016, he encontrado de manera casual una frase/cita de Marco Aurelio (tomo mi nick de él, porque es un personaje histórico que admiro), el emperador y filósofo romano, acerca del tema: "Dejemos de discutir lo que debe ser un hombre bueno y procuremos serlo".

      Evidentemente, esto terminaría con cualquier análisis (los primeros, los míos, :-)), pero proporciona un punto de vista alternativo acerca del asunto.

      Mi idea no es acabar con los análisis, sino complementarlos, de manera que, además de analizar, que personalmente es algo que me encanta, nos conduzca a una vida cotidiana de calidad.

      Saludos cordiales.

      Eliminar
  38. Sin duda es una frase profunda la que citas y yo creo que es así por lo siguiente:

    Nuestro cerebro es un sofisticado simulador de la realidad que nos permite adivinar lo que ocurriría si emprendiésemos tales o cuales acciones y de esa manera evitamos cometer muchos errores irreversibles.

    Pero ese simulador es muy limitado y a la hora de decidir qué es bueno y qué es malo, en términos absolutos, puede cometer, y de hecho ha cometido, graves errores que han provocado muchos desastres personales y colectivos.

    Entonces, para determinar lo que es bueno o malo, más que enfrascarse en profundas discusiones metafísicas, es mejor vivir, probar, evaluar los resultados, y después de mucho tiempo, empiezas a entender lo que probablemente es bueno o malo aquí y ahora.

    Porque lo que aquí y ahora es bueno para ti, puede ser malo en otro lugar, en otro tiempo o para otra persona.

    Así que no hay fórmulas magistrales sobre la bondad o la maldad. Todo lo más, directrices generales que aprendemos, durante la infancia, de nuestros padres, a fuerza de castigos y premios, y luego personalizamos y enriquecemos en base a nuestra experiencia personal.

    Aquí solo tratamos de aportar al cibernauta que aterriza ocasionalmente, algunas conclusiones que creemos pueden ayudarle y que son fruto de la experiencia acumulada como resultado de muchas y dolorosas trompadas contra la dura realidad.

    Y se agradece, como no, tus valiosas aportaciones personales.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  39. MarcoAurelio14:22

    Gracias por tu interés en mi nuevo comentario, Yack.
    Sí. Básicamente lo que creo que expones es la dualidad entre dos corrientes filosóficas: 1) Racionalistas (Kant, Aristóteles, Platón, Sócrates,...) y 2) Empíricos (Hume, Berkeley, Locke).
    Los primeros sostenían que lo que sabemos los seres humanos es lo que sabemos a través del análisis racional, mientras que los segundos trabajaban en sentido contrario: la experiencia y la percepción son consideradas fundamentales para comprender el mundo.
    Como (casi) todo en la vida, quizás el óptimo esté en el equilibrio (el Dorado Punto Medio de Aristóteles).
    Un saludo cordial y gracias por mantener "viva" la tertulia filosófica :-)

    ResponderEliminar
  40. Sin duda que, como muy bien señalas, se necesita la experiencia y la reflexión, y nadie puede prescindir de ninguna de ellas.

    El problema que yo detecto es que hay personas que tienen una teoría sobre la realidad y cuando la aplican y las cosas no salen como esperaban, en lugar de modificar la teoría, reinterpretan los datos para ajustarlos a sus creencias.

    La estrategia más usada para encajar datos y teoría es la de recurrir a conspiraciones de todo tipo que sirven para explicar lo inexplicable, para encajar cualquier dato con cualquier teoría.

    El sentido común es lo que nos permite saber qué datos necesitan interpretación y cuáles no, pero al sentido común es una rara facultad a la que hay que echarle de comer aparte.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MarcoAurelio16:27

      Corroborando lo que dices, me viene a la mente la siguiente sentencia de Sherlock Holmes: "Es un error capital el teorizar antes de poseer datos. Insensiblemente, uno comienza a deformar los hechos para hacerlos encajar en las teorías en lugar de encajar las teorías en los hechos".

      Y el sentido común suele ser el menos común de los sentidos, por desgracia.

      ¡Gracias de nuevo, por mantener "viva" la tertulia, Yack! :-)

      Saludos cordiales.

      Eliminar
  41. Anónimo23:51

    Hola,

    Lo bueno y malo existe en la naturaleza humana, y depende de cómo esté conformado el cerebro para ser lo uno u lo otro. Lo bueno o malo que reside en el ser humano es debido a la carcterística funcional que ha tomado el cerebro en su estructuración y su organización, es decir, lo bueno o malo es una predisposición de carácter desconocido que influye en la conformación del cerebro. El cerebro está a merced de la intención o fuerza desconocida que lo creó. El cerebro es un resultado que asimila los datos o información de su posterior desarrollo, esto es, lo que hace posible que el cerebro sea cerebro, son las instrucciones que sigue de información, ahora bien, la información no es posible descifrarla aunque si que se puede ver los patrones de la información en forma de procesos genéticos. La información o datos que residen en lugar desconocido, lo orgánico ha podido seguir los procesos que indican, para manifestarse como sólido.

    Un Saludo.

    ResponderEliminar
  42. Probablemente llevas razón en tus reflexiones. Yo solo añadiría que el concepto de bueno o malo es muy relativo, en función de los intereses de cada uno de los agentes que intervienen en una situación especifica.

    En general, lo bueno para un individuo o grupo es lo que favorece su supervivencia y prosperidad, mientras que lo malo es justo lo contrario.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  43. Anónimo14:23

    Hola Yack,

    Es relativo en sí porque exactamente se desconoce el motivo o causa de la creación. Es decir, en apariencia hay alguna necesidad desconocida, por la cual el principio básico de la vida o existencia es permanecer como elemento existente, y es un entorno en el cual dificultad y resistencia soporta para residir de forma perpetua, ya que, el fin principal de intención es existir, entonces se podría considerar lo "bueno" en ralación a este principio, y lo "malo" su contrario de no ser existencia de la forma como podemos percibirla. Es en base a este principio o causa donde el estado puro de lo "bueno" o "malo" se puede determinar, después se puede relativizar incluso de la propia intención desconocida, aunque sean meras conjeturas no demostrables y absurdas en ocasiones.

    El estado de no existencia, según nuestra capacidad de percibir desconocemos, por lo tanto, no podemos discernir con exactitud si es más conveniente existir o no, pero, causa o motivo hay y es donde podemos extraer en base a este hecho lo correcto de ser, no cuestionando la intención o fuerza desconocida que origina lo existente, al carecer de datos precisos al respecto.

    No es "bueno" si acerco mi mano al fuego y me quemo, y tampoco el fuego es malo por quemarme, pero como ser humano tengo capacidad para discernir lo "bueno" o "malo" siempre en base al principio de la vida. Y me dirás que comemos animales y etc, y yo te diré que el ser humano con su intelecto tiene capacidad de no hacerlo, mediante la química y demás ciencias. Digamos que va tirando como puede el ser humano en términos evolutivos. Pero, de lo "bueno" o "malo" un punto referencial tenemos. El ser humano en general tiene capacidad de elección, está liberado de los instintos primarios mediante la reflexión profunda y compleja.

    ¿Qué es lo bueno? lo acorde con la causa o intención de la propia necesidad de existencia desconocida. Parece ser que el ser humano es el más afortunado o la forma más eficiente de esta causa o intención, al poseer su intelecto.

    Lo evidente nunca debería dejar de serlo ni tampoco tener que defenderse, puesto que de lo contrario se corre el riesgo de enturbiarse con la propia duda. Quien afirma otras posibilidades respecto a la causa de existencia, es un autoconvencido en base a incentidumbres, una duda autoconvencida de sí misma. Lo "bueno" ha de ser lo que en relación está con la intención de la creación, lo que ocurre que la incertidumbre llega donde la certeza alcanza, ahí radica el problema del desconocimiento, aunque por norma general se tiene el principio de la vida como hecho universal más apropiado.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  44. No te voy a quitar la razón en el detallado razonamiento que has hecho. Efectivamente no sabemos si lo desconocido (la muerte, por ejemplo) es mala, pero ante la duda, el principio que rige es abstenerse.

    En todo caso la bondad o maldad de algo es función de las creencias y deseos/temores de quien lo juzga.

    Saludos.

    ResponderEliminar

¡Nos gustaría conocer tu opinión sobre el tema!
______________________________________________________
Si te interesa este tema y quieres recibir por correo los nuevos
comentarios pulsa sobre la opción AVISARME.
______________________________________________________