Si te interesa reflexionar sobre ciertos temas, dar tu propia opinión, conocer la de otros y debatirlas constructivamente, te invitamos a participar en este blog.
Elige el tema que te interese en la columna derecha, sección Temas tratados y escribe tu propia opinión.

~ Todos los temas están activos ~

Prejuicios

Un prejuicio es una opinión o creencia preexistente, es decir, que no surge como resultado de un razonamiento o reflexión.

Por alguna extraña razón, se suele considerar los prejuicios como formas de pensamiento sesgado, injusto y casi siempre equivocado. Sin embargo, es fácil ver que los prejuicios son necesarios para enfrentarse con los retos que nos plantea la realidad. Es un prejuicio suponer que si nos arrojamos desde un sexto piso moriremos o sufriremos graves daños. Y es un prejuicio porque nunca lo hemos hecho y tal vez nunca hemos visto a nadie hacerlo.

Pero si no contásemos con ese prejuicio, tendríamos que probar por nosotros mismos los efectos de arrojarnos al vacio y eso sería absurdo y letal. Es evidente, por tanto, que la mayor parte de los conocimientos que manejamos en nuestra vida cotidiana son prejuicios. Entonces ¿por qué tienen tan mala prensa los prejuicios?

El enigma queda al descubierto si tenemos en cuenta que, en realidad, se llama “prejuicio” a las creencias de nuestros semejantes con las que no estamos de acuerdo. Una misma creencia puede ser estimada como conocimiento cierto o como un error y sólo en el segundo caso se le llama “prejuicio”. Por ejemplo, la proposición “La inmigración ilegal perjudica al país anfitrión” puede ser considerada una creencia correcta o un prejuicio en función de las creencias del receptor.

En esta tertulia trataremos de profundizar en la naturaleza de los prejuicios, averiguar de dónde provienen, para qué sirven y cómo evitar sus inconvenientes, o lo que es lo mismo, cómo saber cuales son correctos y cuales falsos, para podernos proteger de ellos.

10 comentarios:

  1. Hola Yack y a todos.

    Los prejuicios según mi punto de vista, no son muy buenos. Por que se producen muchos errores al interpretar a las personas. Hay una frase que se puede aplicar a esto, de Gary Marcus "La correlación no implica causalidad". Osea poniendo en el contexto de los prejuicios, los humanos malinterpretamos mucho.

    Un ejemplo, ves a una persona que tiene un reloj de oro que se ve muy caro. Muchos pensarían que esta persona le gustan los lujos, algún negociante pensara que se le puede vender un producto mas caro. Pero puede que el reloj de oro no delate a una persona que le gustan los lujos por que perfectamente el reloj se lo puede haber regalado un familiar con una buena situación económica y que le gusten los lujos.

    Gary Marcus nos da un consejo relacionado con este tema el dice "Plantéate hipótesis alternativas". Que es muy importante para evitar el estrés.

    Interpretar las cosas bien no siempre es fácil, hay que pensar que las cosas no siempre son como creemos. Los humanos nos dejamos llevar, mucho, por los sentimientos y el medio que nos rodea. Y también creo que para interpretar bien o hacer un prejuicio hay que ser muy inteligente, por que veo mucha gente que creo que se equivoca al hacer prejuicios, o también puede que su interpretación no sea tan buena por que existe una posibilidad alternativa que no se debe descartar.

    Bueno a veces a que determinar un prejuicio por que puede ser muy evidente.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Writkas, estoy de acuerdo contigo en que es frecuente equivocarse al usar los prejuicios, pero eso ya lo damos por supuesto.

    La cuestión es que el prejuicio es la mejor información que podemos conseguir con poco esfuerzo.

    Cuando algo nos interesa mucho, llevados por ese interés, profundizamos y adquirimos una visión más detallada y objetiva, pero eso no lo podemos hacer con todo por falta de energía y tiempo.

    Tenemos prioridades e intereses y la profundidad de nuestro conocimiento coincide con nuestro mapa de intereses.

    Los prejuicios son los conocimientos menos fundamentados, pero que son esenciales para completar nuestro mapa de la realidad y movernos por él con cierta coherencia y así poder evitar la mayor parte de los peligros que nos acechan.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:15

    Hola Yack, eres filósofo o profesor? Me gustaría saber para entender mejor tus razonamientos. Gracias

    ResponderEliminar
  4. Ni lo uno ni lo otro, si hablamos en términos profesionales. De todas formas, si quieres saber algo concreto sobre mis opiniones, pregúntamelo.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12:58

    Bueno, sin ánimo de ofender, he leído por casualidad algunos post después de hacer una búsqueda en google de una información que ahora no viene al caso. Cuando vi que se trataba de un blog de filosofía pensé que encontraría lo que buscaba, pero la mayoría de razonamientos que he encontrado, como por ejemplo este post sobre los prejuicios, los considero erróneos y en ocasiones analizados desde una perspectiva bastante superficial.
    Al tener, el blog, un formato bastante educativo, pensé que su creador tendría conocimientos, sinó filosóficos, al menos si sociológicos.
    Pero nada, tómalo como crítica constructiva, tienes tus seguidores y a ellos te debes.
    Lo que pasa es que por ejemplo me parece muy fuerte que relaciones un prejuicio, con el hecho de saltar o no por un sexto piso. Nada tiene de relación una cosa con la otra.
    Los prejuicios son realmente dañinos para la sociedad, son discriminatorios, utilizados para doblegar o dominar a otras personas. Los prejuicios, llevados al límite, provocan el racismo, por ejemplo, provocan situaciones hostiles entre personas por sus diferencias (diferencias de sexo, de creencias, de raza, de religión...) Vamos, nada que ver con saltar al vacío, que es tan sólo un aprendizaje causa-efecto y que por suerte se transmite de generación en generación, como otros tipos de aprendizajes muy muy básicos para la supervivencia.
    Por cierto, mi comentario está de forma anónima porque no tengo cuenta, pero mi nombre es Belén Conde.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Te doy las gracias por la crítica constructiva del blog y de mi persona, y sin más paso a explicarte mejor mi posicionamiento.

    He puesto, con fines didácticos, el ejemplo extremo de una creencia generalizada (cierta y buena) como contrapunto al concepto de prejuicio, que se suele considerar una creencia errónea y mala, tal como tú misma afirmas.

    El problema de esta definición es que incluye dos criterios subjetivos: (errónea y mala) que no son objetivables en buena parte de los casos.

    Todas las creencias que pueblan nuestra mente se basan en causas y efectos pero no por ello son más o menos ciertas o más o menos buenas.

    De pequeños nos dicen: “No hables con desconocidos”. ¿Es eso un prejuicio? ¿Es correcto? ¿Es bueno? Depende.

    Puede ser bueno o malo según las circunstancias, pero hasta donde yo sé, es una consigna acertada en el contexto en que se da.

    En España hay regiones habitadas por personas que mayoritariamente tienen la creencia de que su región debería constituirse en un estado independiente porque, según ellas, es lo justo y lo mejor para esa región y para sus habitantes.

    Pero en el resto de España existe la creencia contraria.

    ¿Cuál de ellas es el prejuicio? ¿Depende de lo que tú creas? ¿Eres tú quien decide cuales son prejuicios y cuales creencias acertadas?

    En mi opinión, existe una creencia errónea y generalizada (un prejuicio que dirías tú) que consiste en pensar que un prejuicio es toda creencia de un semejante con la que no estamos de acuerdo, y es precisamente esa actitud miope y egoísta la que he tratado de desenmascarar en esta entrada.

    Una creencia es solo eso, una creencia, y lo único que podemos hacer es analizarla y emitir nuestro propio juicio sobre ella, y a ser posible argumentado y no desde el pedestal de una divinidad infalible.

    Habrá creencias sobre la diferencia de sexo o de raza que a ti te parecerán prejuicios y a mí me parecerán acertadas.

    Podremos discutir nuestros puntos de vista mediante argumentos, pero nada más.

    Y eso es lo que trato de hacer en este blog: no dar ninguna creencia por errónea ni acertada, porque sí, porque lo digo yo, sino tratar de fundamentar mis opiniones sobre esas creencias.

    En resumen, para mí no existen prejuicios sino creencias, y todas ellas son susceptibles de revisión y debate.

    Y si has visto tantos errores en el blog, puedes elegir cualquiera de ellos y argumentar por qué crees que son errores.

    Ese es el objetivo del juego y no la descalificación general constructiva.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo21:48

    ¡Pues vaya! No era mi objetivo descalificar sin ningún fin. Si crees que lo estas haciendo bien, adelante, no he de ser yo ni nadie quien te frene, o quien te haga reflexionar, o quien te proporcione otra perspectiva...

    Mantengo lo que dije, el ejemplo del tipo que salta por la ventana no es válido, no es un prejuicio, así como tampoco lo es el "No hables con desconocidos" que nos dicen cuando somos pequeños. Cuando somos niños es fácil que algún desconocido te engañe, es normal la advertencia por parte de adultos, y eso no es un prejuicio, es eso, una advertencia, un consejo. Cuando seas mayor ya hablarás con desconocidos, que ya tendrás la capacidad para saber en quien debes o no confiar.
    Tu dices que el prejuicio puede serlo para unos pero en cambio no serlo para otros. Cierto, por eso existen los racistas, por ejemplo. Para un racista es un prejuicio lo que para mi no lo es, desde luego. Pero entonces, ahí está el dilema, ¿cuál es la posición buena o respetuosa en el caso del racismo? ¿el que acepta y respeta por igual a otros hombres y mujeres independientemente de su raza? ¿el que cree que ser blanco o negro o indio es superior a los demás? Evidentemente que depende de lo que uno crea, pero éticamente todos somos iguales y tenemos los mismos derechos independientemente del color de nuestra piel. Claro! Ahora entiendo, Hitler tenía este prejuicio, pero como era su punto de vista y su creencia, la aceptaba.
    La creencia generalizada de que un prejuicio es algo malo es totalmente correcta, para mi y para Hitler, porque él no compartía lo que para mi si es un prejuicio y viceversa. Entonces, ¿Cuál es la postura correcta? ¿La suya o la mía? Quizá las reglas de la ética y la convivencia puedan ayudar y creo que lo hacen, a decidir. Sólo seremos más libres así.

    Cierto que he visto, como dije, razonamientos erróneos en otros posts, por ejemplo en el de "¿Nos importa el qué dirán?" que me sorprendió bastante y coincido con DULCINEA en bastantes de sus reflexiones, y algún otro que ahora mismo no recuerdo.
    En tal caso, como dije anteriormente, no es mi objetivo descalificar, que creo que es lo que has percibido, sinó presentar un enfoque diferente, ni mejor ni peor, que no es mi objetivo y creo que tampoco el tuyo convencer a nadie, pero sí, en cambio, hacer reflexionar.
    No creo que vuelva a entrar en tu blog, por falta de tiempo y porque tampoco es realmente de mi interés. Pero, si te animo a que reflexiones sobre mi exposición y no te lo tomes como una descalificación, no es esa mi intención. Suerte.

    ResponderEliminar
  8. Para agradecerte tu tiempo y tus buenas intenciones, te enseñaré algo importante que creo que ignoras y que te va a venir muy bien saber. Y me refiero al concepto de “crítica constructiva”.

    Y es importante que lo tengas claro porque si en el futuro intentas hacerle a alguien otra “crítica constructiva” y reacciona malamente, no te va a coger por sorpresa.

    Empezaré por ponerte un ejemplo de lo que no es una crítica constructiva: “ Sin ánimo de ofender, creo que estás muy lejos, demasiado lejos, de poder y querer entender lo que es un prejuicio como para continuar dialogando sobre este punto”.

    Ahora trataré de explicarte lo que es una crítica constructiva: Es aquella en la que se le explica a alguien, amablemente y con buena intención, qué es lo que está haciendo mal, por qué lo está haciendo mal y cómo podría hacerlo mejor. Y añado algo muy importante: UNA CRITICA CONSTRUCTIVA SOLO DEBE HACERSE SOBRE UN ASPECTO FÁCILMENTE MEJORABLE CON LA AYUDA DE LO QUE SE EXPRESA EN ESA CRITICA.

    Y te pongo otro ejemplo:

    “He visto tu web y me ha resultado muy interesante, pero creo que si en lugar de utilizar un texto rosa sobre fondo rojo, utilizaras un texto negro sobre fondo blanco, mejoraría mucho su legibilidad y los visitantes se sentirían más cómodos leyendo tus originales artículos.

    Un contraejemplo: No sería una crítica constructiva decirle: “Sin animo de molestar, creo que además de no saber escribir, tienes una web espantosa”.

    Y no es constructiva porque no le dices porqué es espantosa, cómo podría solucionarse el problema fácilmente y además criticas algo como “no saber escribir” que, aun suponiendo que fuera cierto, no es una cuestión que se pueda arreglar de un día para otro y por tanto no debe ser objeto de crítica constructiva.

    Y eso es todo. Te garantizo que si empiezas a aplicar este concepto de crítica constructiva que hasta ahora ignorabas, verás que tu vida mejora mucho en lo personal y es posible que algún día recuerdes gratamente tu rápida incursión en este blog.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo17:42

    Jajajajaja, me haces reír. Creo que no soy yo la que desconoce ese concepto. Y aunque te daría algunos consejos, no lo voy a hacer, porque sería una pérdida de tiempo y te lo tomarías como un ataque directo, igual que mis comentarios anteriores. ¿De qué me sirve un blog de tertulia donde no puedo dar un punto de vista sin que el administrador (que se sigue ocultando tras un "Nick") se altere?
    Adiós.

    ResponderEliminar

¡Nos gustaría conocer tu opinión sobre el tema!
______________________________________________________
Si te interesa este tema y quieres recibir por correo los nuevos
comentarios pulsa sobre la opción AVISARME.
______________________________________________________