Si te interesa reflexionar sobre ciertos temas, dar tu propia opinión, conocer la de otros y debatirlas constructivamente, te invitamos a participar en este blog.
Elige el tema que te interese en la columna derecha, sección Temas tratados y escribe tu propia opinión.

~ Todos los temas están activos ~

¿Es injusta la vida?

A menudo sentimos la convicción profunda de que la vida no es justa, y tal vez tengamos razón, pero veamos en primer lugar, lo que se suele considerar injusto.

  • Si justo significa “equitativo”, es decir, que todos deberíamos comenzar nuestras vidas con las mismas oportunidades, hemos de decir que la vida es muy injusta. El hecho de que seamos genéticamente diferentes unos de otros, implica que unos estarán mejor dotados que otros para afrontar las dificultades del entorno en que les toque vivir.
  • Si justo significa “igualitario”, en el sentido de que todos deberíamos tener lo mismo, con independencia de nuestras circunstancias personales, también habría que decir que es injusta.
    Si al nacer somos diferentes y, además, nuestras vidas transcurren en entornos más o menos favorables, resulta evidente que durante el transcurso de la vida las diferencias se irán acrecentando.
  • Si justo significa que cada cual debería tener lo que se merece, en función de su esfuerzo por conseguirlo, habría que decir que la vida es razonablemente justa, si descontamos los efectos de la injusticia genética y la del entorno.
    Esta tipo de injusticia, que podríamos llamar “meritoria”,  es el motor del progreso humano, la causa de que el que está por debajo se esfuerce por superarse a sí mismo y en escalar la estructura social para alcanzar un lugar más confortable.

Entonces, y según lo anterior, la única estrategia recomendable para enfrentarse con la injusticia de la vida es hacer balance de lo que cada uno tiene y concentrarse en hacer lo mejor que sea posible con esos materiales, en exprimir sus posibilidades al límite.

Tenemos ejemplos portentosos de lo que se puede hacer con voluntad y entusiasmo y también tenemos ejemplos lamentables de cómo se puede dilapidar un valioso patrimonio.

Dedicar nuestra energía a lamentarnos de lo que nos falta, es la mejor forma de profundizar en el fracaso personal, porque cuanto menos tenemos, mayor es la necesidad de esforzarse para compensar nuestras carencias y conseguir salir adelante.

Y es precisamente en los casos en los que concurren las mayores carencias y las circunstancias más desfavorables, donde se dan los mayores prodigios en lo que se refiere a sacar a la luz lo mejor de la naturaleza humana.

“Hacer de tripas corazón”, es una frase popular que define muy bien esta tarea casi sobrehumana que emprenden algunas personas para demostrar a los demás y a sí mismas lo que se puede conseguir a fuerza de voluntad y entusiasmo.

Si nos obligamos a nosotros mismos a rechazar con energía la idea de que somos víctimas de la injusticia cósmica, y ponemos toda nuestra energía en salir adelante, tenemos muchas posibilidades de dejar de ser víctimas y de enorgullecernos de nuestros logros.

20 comentarios:

  1. Y sin embargo, cuantos crímenes se han cometido para hacer la vida más "equitativa" o más "igualitaria", independientemente de los méritos de las personas.

    ResponderEliminar
  2. Así es Plutarco, no ha habido un proyecto que haya generado más crímenes que el de la igualación, por delante incluso que el de la libertad.

    Pero los progresistas no consiguen entender que cualquier intento de subvertir a las bravas el orden natural está condenado al fracaso.

    Yo diría más: cualquier esfuerzo que se haga en ese sentido, sólo genera sufrimiento en la sociedad.

    Pero esta evidencia histórica, parece demasiado complicada de entender para sus mentes buenistas y justicieras.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. musadelnorte10:55

    Soy Musadelnorte y me gustaría opinar sobre el tema diciendo que la vida sí es injusta, pero depende de nosotros, de nuestro pequeño grano de arena que podamos aportar el que deje de ser tan injusta. Creo que es muy importante el esfuerzo personal, pero no siempre resulta fácil el poderlo realizar ya que para superarse continuamente tienes que ser fuerte, sano, tener ganas, y claro , la vida pasa por muchos baches y muchas veces te dejas llevar por la corriente, te faltan fuerzas.

    ResponderEliminar
  4. Así es Musadelnorte. Hemos nacido por azar y con el único objetivo de sobrevivir y perpetuar la especie. Y no hay más alternativa que intentarlo con todas nuestras fuerzas porque de no hacerlo así sufriremos mucho más de lo habitual.

    En cuanto a ayudar a los demás, me parece esencial porque también forma parte de nuestro mandato genético, pero yo añadiría que la mejor forma de ayudar a los demás es enseñarles a comprender sus problemas para que ellos mismos los resuelvan y, sobre todo, que aprendan a resolverlos.

    Si resolvemos sus problemas (le damos un trozo de pan a un mendigo) se acostumbrarán a depender de los demás, pero si les explicamos cómo se hace el pan, habremos mejorado sus expectativas vitales.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  5. Cierto que no somos iguales. ¡Qué aburrimiento si lo fuésemos!, ¿verdad? Desde el nacimiento, no sólo los genes marcan la diferencia. Somos lo que somos por naturaleza, sin olvidar que también nos moldea el marco social, cultural y económico en el que nos desarrollamos. Y también a nivel afectivo, naturalmente. Un alto nivel económico no tiene que ir de la mano de un buen apoyo afectivo, lo cual marcará nuestro carácter según hayamos sido tratados...

    Por supuesto que está en nuestra mano trabajar para desarrollar las capacidades que la madre Natura nos regaló, fomentando los mejores valores, y tratando de eliminar lo negativo.

    No hace mucho leí un formidable ejemplo que un profesor ponía a sus alumnos para exponer el contundente fracaso de las políticas igualitarias. Iniciaba su ejemplo poniéndoles un examen. Hacía la media del resultado de dichas pruebas, otorgando la misma puntuación a cada alumno, y así sucesivamente… Al poco tiempo, nadie estudiaba, ya que los alumnos más aplicados estaban decepcionados porque su esfuerzo no obtenía la merecida recompensa. Por otro lado, los más vagos se daban cuenta que no necesitaban hacer nada para obtener una nota por la que no habían trabajado, y por la que no habían hecho absolutamente nada…

    Salud

    Dulcinea

    ResponderEliminar
  6. Un buen ejemplo el que pones Dulcinea. Es tan claro que todos podemos validarlo desde nuestra experiencia personal y comprender su propósito e inapelables consecuencias.

    En el fondo, la evolución se basa en la selección de las variedades más eficientes. Si todos fuéramos iguales, no habría selección y, en tal caso, seguiríamos siendo humildes microbios.

    Y tienes tanta razón al decir que hay que desarrollar las capacidades que nos fueron dadas, que la Naturaleza (sin haberte leído y anticipándose a tus pensamientos) nos ha insertado un mecanismo mental que nos impulsa hacia la excelencia, castigándonos cuando fracasamos y premiándonos cuando triunfamos.

    También podemos interpretar tan portentosa coincidencia diciendo que la madre Natura da a conocer sus planes secretos sirviéndose de la mente de sus criaturas favoritas: los seres humanos.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  7. A los hebreos 12:4 ..." Hijo mio,no tengas en poco la disciplina de Jehová,ni desfallezcas cuando seas corregido por él; 6 porque Jehová disciplina a quien ama; de hecho,azota a todo aquel a quien recibe como hijo".

    ResponderEliminar
  8. Esto parece ser la versión bíblica del conocido aforismo que dice: Quien bien te quiere te hará llorar.

    Ni que decir tiene que sólo el castigo que está dirigido a corregir los malos hábitos de un individuo, en aras de su propio beneficio, podría llegar a estar justificado, según qué casos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo11:58

    Si la vida de todos los humanos fueran totalmente justas, sin dolor, sin necesidades no cubiertas, si todo lo que necesitamos se consiguiera sin esfuerzo, entonces no hubiera habido progreso, porque no habría sido necesario. Nuestro conocimiento de la Ciencia habría sido nulo, no existiría posiblemente nada relacionado con el arte, etc.

    Sólo dormiríamos, y nos despertaríamos para comer o copular.

    ResponderEliminar
  10. Totalmente de acuerdo con tu acertado análisis.

    Solo añadiré una reflexión a lo que tú has dicho y es que, paradójicamente, ese esfuerzo milenario que ha dado lugar a nuestra civilización actual, nos acerca con creciente rapidez a ese mundo utópico por tantos soñado donde finalmente encontraremos la justicia, la paz y la igualación en derechos y placeres.

    Me refiero al mundo que vendrá tras la singularidad tecnológica, en el que unas máquinas con poderes casi sobrenaturales asumirán todos nuestras responsabilidades y se ocuparán de cuidarnos al estilo de la película Wal-e.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo21:21

    Si la vida es totalmenete inujsta y ya basta de estas técnicas de " La vida es inujsta pero tú sonríe y esfuérzate más, haz como si nada pasara" ¡mentira! los problemas no desaparecen con eso, algunas veces aunque te esfuerces al límite no consigues superar las injusticias, Ya basta de estas "soluciones", la vida es injusta di´ficil y cruel y hay que decirlo bien claro y por la fuerza hay que vivir a veces con alegrías y otras con dolor y tristeza; esa es la realidad a secas.

    ResponderEliminar
  12. Sin duda que llevas razón pero estarás de acuerdo conmigo en que adoptar una actitud desesperada y negativa solo contribuye a hundirte todavía más en el sufrimiento.

    Lo primero y más urgente es acostumbrarse a no darle vueltas a tus desgracias porque cuanto más pienses en ellas más se agrandan en tu mente, que es donde realmente residen.

    Lo segundo es invertir tu atención en solucionar el problema o al menos en intentarlo, que también es una manera de reducir la tensión, al derivar tu energía hacia algo constructivo y esperanzador, con independencia de si después sale bien o no.

    Y estoy seguro de que esta es la mejor técnica porque no hay otra posible. Puedes elegir entre agitarte de desesperación en las arenas movedizas y hundirte más o buscar la forma de encontrar algún punto de apoyo y servirte de él para, poco a poco, arrastrarte a terreno firme.

    Es lo que hay, es la vida, y de nada sirve despotricar contra el cruel destino.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo21:35

    Yo soy un desempleado no me veo futuro, de que me sirve pensar en la escala Kardashov, lo importante es ahora, ya sé lo de la singularidad tecnológica, pero eso es algo lejos, al igual que el punto Omega de Tipler, Stenger, y Deutsch esto es una tragedia del siglo XXI, y el siglo XII será el siglo dorado. Pero a mi me importa ahora, las desgracias del día a día y no esperar a los "salvadores o destructores" del futuro.

    http://www.kurzweilai.net/building-gods-or-building-our-potential-exterminators



    ResponderEliminar
  14. A eso es precisamente a lo que me refería. Más que considerar nuestro problema como una catástrofe cósmica, habría que concentrarse en desarrollar una estrategia realista para conseguir nuestro objetivo, porque solo así podemos poner a la probabilidad de nuestra parte.

    Ya sé que no es fácil, pero nos guste o no son las reglas del juego de la vida, tal como está configurada la realidad que habitamos.

    Peor sería tener una enfermedad terminal o haber perdido a la familia en un bombardeo o en un terremoto.

    Y si crees a Tipler, siempre puedes consolarte pensando que por muy mal que te vayan las cosas, siempre tendrás otra oportunidad, en el futuro virtual generado por las máquinas inteligentes, de disfrutar de la vida que siempre has soñado.

    En mi opinión, hay que tener objetivos alcanzables por los que luchar en el día a día y también una esperanza en el futuro, aunque sea tan poco tangible como el punto omega o el paraíso que nos prometen los curas católicos desde los púlpitos.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo18:45

    Quién sería el responsable de que esta vida fuese tan Injusta, Cruel, Maldita, Etc,; quién seria el Culpable de que tengamos una pésima o excelente vida, quién seria el responsable de que sólo algunos sean los Privilegiados de tener una Prodigiosa vida, excelente en todos los sentidos, mientras que otros tienen vidas de Mierda que ni siquiera vale la pena vivir; Nosotros Mismos, Nuestros Actos, Como hemos sido como personas, El Destino, La misma Vida, el Karma, dios, los ángeles, santos, aquellos que nos crearon, etc, etc, etc, siempre me he preguntado lo mismo, ojalá algún día encuentre todas las respuestas que busco y no quedarme con dudas, que me producen tanta rabia y descontento.

    ResponderEliminar
  16. Quizás no encuentres la respuesta porque no existe eso que buscas. Tenemos tendencia a buscar las causas de todo lo que no nos gusta para concentrar nuestra fuerza y voluntad en codificarlas a nuestro favor, pero hay circunstancias que no dependen de nadie, como la erupción de un volcán o la altura de cada uno de nosotros.

    Por otra parte, el concepto de buena o mala vida es relativo. Todo depende de con quien te compares. Siempre hay alguien que está mucho peor que nosotros y que nos envidia. E incluso el que ahora está en la cumbre puede caer en un instante en la peor de las pesadillas.

    Vivimos en un planeta paradisíaco en la mejor época de su historia y además los seres humanos vivimos mejor que nunca se ha vivido. Pero como tenemos ese impulso inconformista que siempre nos impulsa a desear lo que no poseemos, es natural que tengamos la sensación de habitar en el infierno.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo23:37

      Puessss,,,, En que clase de planeta vivís vos???, porque si vivieras aquí abajo te darías cuenta de la tamaña Estupidez que decís,,, Hombre NO seais Idiota, que te Fumaste???, al menos podéis convidar para que "Todos", podamos vivir en el mismo planeta que vos:(.

      Eliminar
  17. Hombre, yo hablo siempre en términos generales. Ahora bien, si vives en Argentina y además eres de los que confunden pensar con insultar, entiendo perfectamente tu postura.

    Piensa que siempre hay gente en peor situación que la tuya. Eso ayuda mucho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Encuentro complicado que exista un ser más acomplejado que el anónimo argentino que ha rebuznado en este hilo.

    ResponderEliminar
  19. No hay mayor error que vivir una vida empecinado en la queja permanente y en la agresividad como actitud vital.

    Es la mejor forma de atraer sobre ti la infelicidad autoinducida y el desprecio de los demás.

    Confiemos en que algún día estas criaturas desgraciadas sean iluminadas por el sentido común.

    Saludos.

    ResponderEliminar

¡Nos gustaría conocer tu opinión sobre el tema!
______________________________________________________
Si te interesa este tema y quieres recibir por correo los nuevos
comentarios pulsa sobre la opción AVISARME.
______________________________________________________