Si te interesa reflexionar sobre ciertos temas, dar tu propia opinión, conocer la de otros y debatirlas constructivamente, te invitamos a participar en este blog.
Elige el tema que te interese en la columna derecha, sección Temas tratados y escribe tu propia opinión.

~ Todos los temas están activos ~

La belleza

La belleza es una propiedad evaluativa (no es objetiva)que poseen algunas personas, preferentemente las del sexo opuesto al del observador, y también algunos entes, conceptos o situaciones que puede despertar en el observador sentimientos tan diferentes como admiración, envidia, placer, serenidad o deseo, entre otros.
Si no estuviésemos sensibilizados a la belleza, esta no existiría pero, puesto que existe, cabría preguntarse si la belleza ha sido creada con el fin de estimularnos o si ha sido nuestro cerebro el que ha sido acondicionado para reaccionar ante ella.
En esta tertulia trataremos de determinar esta y otras cuestiones no menos interesantes relacionadas con la belleza y la forma en que la percibimos los seres humanos.

__________



Material de estudio
http://es.youtube.com/watch?v=acBLsz5a6aA
____________

Yack:
La belleza es la propiedad que poseen algunos objetos, ideas o situaciones, capaz de inducir en nuestra conciencia la sensación o emoción estética.

En realidad la belleza, al igual que el color, no es una propiedad intrínseca de los objetos, ideas o situaciones, sino el resultado de una evaluación estética que se desencadena en nuestro cerebro al percibirla.

Un objeto puede ser bello para un individuo pero no para otro, y si consideramos la percepción que de la belleza tienen otras especies, las diferencias pueden ser abismales. Así por ejemplo, si admitimos que el objeto más bello que puede existir para un individuo debe ser un ejemplar de su misma especie y de sexo contrario, es claro que el concepto de belleza es muy relativo y subjetivo. Incluso dentro de la propia especie humana, el concepto de belleza sexual de un occidental frente al de un bosquimano, difiere notablemente, a pesar de basarse en los mismos patrones genéticos, comunes dentro de una misma especie.

Pero, ¿para qué sirve la belleza?

La emoción de la belleza se experimenta cuando nos encontramos ante un ejemplar cuya idoneidad destaca sobre la de sus congéneres.

En el caso del sexo opuesto, la belleza significa fertilidad y mayores posibilidades de perpetuación, lo que es percibido por la conciencia del observador como belleza.

La emoción de la belleza nos indica que hemos encontrado un ejemplar excepcionalmente idóneo para llevar a cabo nuestros objetivos vitales, conscientes o inconscientes. Y esa emoción libera endorfinas en la medida que nos acercamos a la posesión del objeto bello mientras que nos produce desazón cuando nos alejamos de él.

Por tanto, la emoción de la belleza actúa como una fuerza magnética que nos sirve a un tiempo para identificar y para perseguir a los objetos excepcionalmente idóneos, porque ellos nos proporcionarán mayores oportunidades como seres vivos.

Cuando elegimos una pareja, por ejemplo, la belleza desempeña un factor de primer orden y representa el cálculo automático de idoneidad que nuestra mente genética elabora. Una vez establecido el veredicto, aparece un deseo de acercamiento o de rechazo, en función de este veredicto. Y aunque no sea el único factor importante a la hora de tomar una decisión, es el que mejor representa los intereses de nuestros genes en relación con las expectativas de transmisibilidad de nuestro material genético.

Los patrones de belleza no son sin embargo fijos, sino que pueden variar en mayor o menor medida en función de la evolución del grupo social al que pertenecemos, aunque tal vez menos de lo que pensamos.

Unos dientes sanos y parejos, un cabello abundante y lustroso, una piel tersa y luminosa, un cuerpo erguido o unos ojos limpios, grandes y simétricos, siempre son factores que puntúan a favor de la belleza.

Por otro lado, si habitamos en una sociedad donde escasea el alimento, una mujer con abundantes reserva de grasa puede ofrecernos un atractivo adicional en cuanto significa mayor posibilidad de supervivencia. Sin embargo en una sociedad opulenta, la obesidad sólo puede significar un acortamiento de la vida y, por tanto, menos opciones de éxito.

En cuanto a otros tipos de belleza, podríamos considerarlos como una extensión del mecanismo de la belleza sexual, en la medida en que el sentimiento se desencadena ante la percepción de ciertos elementos o ideas excepcionalmente eficientes en su campo. Así, por ejemplo, los matemáticos hablan de ecuaciones o funciones bellas refiriéndose a aquellas que encierran una excepcional capacidad predictiva y esclarecedora condensada en muy pocos signos y correlaciones. En otras palabras, mayor idoneidad para sus propósitos.

Un paisaje puede resultar bello cuando exhibe signos evidentes de excepcional idoneidad para vivir en él, ya sea por la fertilidad de los campos, por la presencia de un arrollo de aguas cristalinas, una colina desde la que dominar el entorno u otros factores que contribuyan a una vida apacible y sin sobresaltos.

En resumen, la belleza es la sensación que experimentamos ante lo excepcionalmente idóneo y produce placer en la medida que nos acercamos al objeto bello y sufrimiento cuando nos alejamos de su posesión y disfrute. Por lo tanto, su utilidad es la de impulsarnos a buscar, crear o conservar los objetos o situaciones que nos favorecen y huir de las antagónicas, es decir, de lo feo.

_________________
Warrior:

La belleza podíamos definirla como aquello que percibimos por los sentidos de la vista y del oído y que nos causa un gran placer espiritual. Pero ¿por qué algo es bello? ¿Qué condiciones tiene que reunir algo para que lo consideremos bello? Desde luego el concepto de belleza cambia a lo largo del tiempo y según las distintas culturas. Como estamos en Occidente yo creo que debemos atenernos a lo que nuestra cultura considera bello.
La Estética es la ciencia que estudia las condiciones que deben ser consideradas para que algo sea bello.
Aristóteles decía que la belleza era magnitud y orden. Numerosos filósofos han elaborado su concepto de la belleza. En general, se puede considerar que algo es bello cuando su forma se atiene a la simetría y a la armonía.
Platón hacía una equivalencia entre lo bueno y lo bello. Es decir no puede haber belleza donde no hay bondad. Claro que aquí se refería a los actos más que al arte.
A un nivel más terrenal, deberíamos preguntarnos por qué nos gustan las mujeres o los hombres bellos. La ciencia ha estudiado esto y ha llegado a la conclusión de que nos sentimos atraídos por estas personas en virtud de que el aspecto nos indica que son portadores de salud y, por consiguiente, tendrán una descendencia saludable.
¿Lo desagradable puede ser bello? Para el romanticismo sí lo es. Lo grotesco, lo desconcertante, puede producir una emoción. ¿Podemos considerar bello el cuadro de Goya “Los fusilamientos del 3 de mayo? Lo que nos describe es terrible y sin embargo todos estaremos de acuerdo que es una obra maestra e incluso diríamos que es bella.

1 comentario:

  1. Estimado Warrior, permíteme comentar algunas de las afirmaciones que haces en tu post, sin perjuicio de que sean tuyas o sólo estés haciendo referencia a ellas con intención didáctica o histórica.
    Respecto a la opinión de Aristóteles, como casi siempre me parece una simpleza. Según esta definición, unas bolas de acero perfectamente alineadas sería un ejemplo extremo de belleza y en cuanto a magnitud, supongo que se refería a las proporciones del cuerpo humano. Pero la magnitud perfecta no es la belleza sino que la belleza surge cuando detectamos unas magnitudes que se ajustan, como tu bien dices, a lo que nuestros genes entienden como idóneo para el propósito de perpetuarse y estoy pensando en la belleza del sexo contrario.
    También puede dqrse el caso de que alguien decida qué es una relación armónica y cree obras de arte con esa proporción (edificios, por ejemplo) y de tanto ver obras de arte que mantienen esa proporción arbitraria lleguemos a creer que la proporción es en si bella, y estoy pensando en la proporción áurea y otras lindezas por el estilo. El cuerpo humano no se atiene a ninguna proporción que no sea la idoneidad funcional de un cuadrúpedo que se ha hecho bípedo por la conveniencia de sobrevivir y todo está donde está porque es el lugar mejor para desempeñar su función y no para atenerse a ningún patrón geométrico o estético definido a posteriori.
    En cuanto a la simetría, puede considerarse una propiedad en el ser humano que denota salud, pero cuando se observa a una persona de perfil no existe ninguna simetría y, que yo sepa, no pierde por eso su belleza. Por otro lado los museos están llenos de obras asimétricas y la poca simetría que existe es debido a que retrata frecuentemente seres humanos de frente y algunos edificios que por razones de comodidad arquitectónica y prejuicios estéticos (derivados de la simetría bilateral del objeto más bello que existe) suelen hacerse guardando cierta simetría.
    En cuanto a Platón, mezclaba todo redefiniendo conceptos para que se adaptaran a su conveniencia y a sus prejuicios. Se conoce que era dialéctico, aunque sin saberlo.
    En la última parte, que creo que expresa tu pensamiento personal estoy de acuerdo al 100%. También considero que una cosa es el arte y su capacidad para despertar emociones y otra lo bello. El arte puede ser bello y feo, sin dejar de ser arte porque el arte tiene más que ver con la destreza en la representación eficaz que en la naturaleza de esas representaciones. Otra cosa es que alguien confunda el arte con la belleza y se empeñe en describir como bello algo horrendo que posee, o que el cree que posee, valor artístico.
    Bueno, eso es todo.
    Saludos, amigo Warrior.

    ResponderEliminar

¡Nos gustaría conocer tu opinión sobre el tema!
______________________________________________________
Si te interesa este tema y quieres recibir por correo los nuevos
comentarios pulsa sobre la opción AVISARME.
______________________________________________________