Si te interesa reflexionar sobre ciertos temas, dar tu propia opinión, conocer la de otros y debatirlas constructivamente, te invitamos a participar en este blog.
Elige el tema que te interese en la columna derecha, sección Temas tratados y escribe tu propia opinión.

~ Todos los temas están activos ~

Permisividad vs tolerancia cero

Frente a los variados comportamientos de nuestros semejantes podemos adoptar dos actitudes: permisividad o intolerancia. En realidad, cada persona, en cada situación, adopta un grado de permisividad/intolerancia optimizado en función de sus intereses y expectativas.


En tiempos recientes, y por razón de un extraño y peligroso fenómeno social, se ha venido a considerar, en las sociedades más avanzadas, la permisividad como una virtud teologal, intrínsecamente buena y encomiable. Y hasta tal punto se ha avanzado en esta deriva, que a estas alturas solo unos pocos se atreven a defender la excelencia de la intolerancia, a riesgo cierto de ser anatemizados como enemigos de la raza humana por la mayoría bienpensante.

Pero, tal vez la raíz del problema está en que el común de los mortales confunde dos conceptos claramente diferentes: tolerancia y permisividad. Entonces y según esto, el grave problema que genera esta confusión conceptual se resolvería con sólo definir claramente ambos conceptos. Pues si es así, como acabamos de ver, el tiempo apremia:

La permisividad sería la aceptación pasiva (sin represalias de ningún tipo) del incumplimiento deliberado, por parte de nuestros semejantes, de las normas y leyes comúnmente aceptadas. Por ejemplo, mentir, robar, desobedecer a la autoridad, etc.

La tolerancia sería, ¡atención al matiz!, la aceptación pasiva de conductas que nos resultan personalmente molestas, pero que están dentro de las normas aceptadas. Por ejemplo, tratar con respeto a personas de aspecto desagradable o incluso repulsivo, aceptar con paciencia y sin protestar la torpeza de los ancianos y disminuidos psíquicos, respetar las decisiones de los gobernantes elegidos democráticamente, etc.

Así que, si entendiésemos bien el significado de estos dos conceptos y que la permisividad es siempre perversa y que la tolerancia es siempre encomiable, la sociedad y nuestra vida personal mejorarían considerablemente.

7 comentarios:

  1. Simpliciuss14:01

    La tolerancia es un pacto perverso en el que cada parte renuncia a la pasión pública de sus razones y las convierte en estólidas e impenetrables convicciones, o sea en verdades encerradas en un ghetto, a cambio de una paz que no es concordia sino claudicante empecinamiento y ensimismada cerrazón. Ante lo que inevitablemente ha de sentirse como sinrazón ajena cabe moverse, en todo caso, entre una impaciente indulgencia y una paciente agitación, nunca pararse en esa indiferencia o desdén definitivo que es la tolerancia.
    Vendrán más años malos y nos harán más ciegos
    Rafael Sánchez Ferlosio

    ResponderEliminar
  2. Tal vez sea una forma de verlo. Sin embargo, prefiero prescindir en los análisis de los calificativos morales porque la moralidad no explica nada, sino que se limita a expresar nuestras emociones frente a la realidad.

    La realidad es todo lo que hay y por lo tanto, sólo nos queda adaptarnos a ella por la cuenta que nos trae. Por eso, enfadarse con la realidad es una pérdida de tiempo y de energía.

    En mi opinión hay que ser tan tolerante como intransigente para no caer en la trampa de la comodidad, antesala del fracaso personal.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo14:42

    necesidad de comprobar:)

    ResponderEliminar
  4. Agustin Solis Mendoza21:32

    Aplaudo espacios de reflexiòn sobre temas esenciales y tan existenciales como estas que necesitamos conocer muy bien para no confundirlo ni tolerar lo intolerable y asì con la claridad de las cosas transitar por los senderos de una vida armònica.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tus comentarios Agustin.

    En este tema, como tú dices, es importante deslindar conceptos sinónimos para evitar conductas perversas.

    Los límites claros, donde debe haberlos, imponen orden, justicia y bienestar a nuestra sociedad, aunque por desgracia muchos gobernantes y gobernados ignoran este hecho fundamental.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo18:50

    Hay algo mejor que Tolerancia se llama RESPETO y es taxativo.

    ResponderEliminar
  7. Normalmente la palabra "Respeto" se utiliza para designar la actitud sumisa del inferior frente al superior jerárquico.

    Últimamente, con el ascenso imparable del concepto de "igualdad" también se habla de respeto al inferior y al débil.

    En general podemos decir que respeto es la aceptación efectiva de los derechos que la opinión general de una sociedad atribuye a cada individuo y sus circunstancias.

    La tolerancia, en el contexto de este tema, habría que verla como el sacrificio personal ante conductas que nos producen incomodidad, pero de las que no podemos responsabilizar a sus autores porque no pueden evitarlas.

    Por ejemplo, es tolerancia soportar estoicamente el llanto de un bebé y es permisibilidad hacer lo mismo con las impertinencias de un adolescente. En el primer caso hablamos de una virtud, en el segundo de una negligencia.

    En estos dos ejemplos no encajaría muy bien el término “respeto” aunque sí podría emplearse en otros casos sustituyendo al de tolerancia. Por ejemplo, hay que respetar las creencias erróneas de los demás, en lugar de “hay que ser tolerante con las creencias erróneas de los demás”.

    Saludos.

    ResponderEliminar

¡Nos gustaría conocer tu opinión sobre el tema!
______________________________________________________
Si te interesa este tema y quieres recibir por correo los nuevos
comentarios pulsa sobre la opción AVISARME.
______________________________________________________