Si te interesa reflexionar sobre ciertos temas, dar tu propia opinión, conocer la de otros y debatirlas constructivamente, te invitamos a participar en este blog.
Elige el tema que te interese en la columna derecha, sección Temas tratados y escribe tu propia opinión.

~ Todos los temas están activos ~

¿Qué finalidad tiene la educación?

Toda la sociedad parece estar de acuerdo en que la educación es necesaria. Sin embargo, a la hora de definir cuál es la finalidad de la educación pueden aparecer discrepancias y, sobre todo, cierta indefinición. En esta ocasión, trataremos de contestar a esta crucial cuestión.

______________

Para comentar este tema, vaya al final del artículo y pulse en comentarios.


Yack:

Vivimos en una sociedad constituida por millones de individuos egoístas que se ven obligados a colaborar para aprovechar las grandes ventajas de su evolucionado cerebro social. Para cumplir este objetivo, nos vemos obligados a desarrollar e interiorizar un conjunto de complejas reglas de convivencia cuyo aprendizaje requiere un elaborado y extenso sistema educativo.

Por otro lado, la capacidad que posee, casi en exclusiva, la especie humana para acumular conocimientos, exige a sus miembros dedicar buena parte de su vida y de su energía a asimilar una dosis considerable de la información disponible. Sólo así llegará a ser un ciudadano útil y sólo siendo un ciudadano útil, la sociedad le recompensará con un salario, el respeto de sus semejantes y las satisfacciones que se derivan de ello.

Según lo que antecede, la finalidad de la educación no es otra que la de enseñarnos las reglas de convivencia y los conocimientos teóricos y prácticos que nos permitan convertirnos en ciudadanos útiles en la sociedad donde va a discurrir nuestra vida.

Si suponemos que la sociedad es un complejo mecanismo de relojería, el objetivo de la educación no es otro que moldearnos para convertirnos en piezas que desempeñen algún tipo de función útil para que el reloj funcione en todo momento con precisión.

18 comentarios:

  1. jasón11:26

    La finalidad que asignemos a la educación determinará en gran medida su contenido,su método y su valoración social.Así,si sólo creemos que la educacuíon es proceso de capacitación del individuo para ser útil a la sociedad y para que pueda obtener un salario con el vivir en ella,estamos empobreciendo la idea de la educación y eliminando de ella todos aquellos aprendizajes culturales,sociales,morales,ectc a través de los cuales podríamos hacer posible que existiera un ciudadano crítico,ilustrado,respetuoso y solidario,y,por ello igualmente una sociedad culta y avanzada.
    Como alternativa a esta finalidad instrumentalista de la educación,propia de un modelo capitalista,el cual sólo necesita trabajadores como fuerza de trabajo,sobrándole por innecesaria para este propósito una educación humanista en la que se eleve el nivel cultural,social y moral de los individuos,proponemos como finalidad de la educación el ideal ilustrado,perfectamente expuesto por Kant:queremos que la educación haga posible la aparición de un hombre y una sociedad racionales y libres.El objetivo es que el hombre mediante la educación pueda desarrollar todas sus potencialidades,siendi autónomo,crítico,formado profesionalmente,pero amante de la paz y del respeto a las personas,un buen ciudadnos de una república de hombres libres.

    Jasón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo22:50

      MUY DE ACUERDO, YO TE APOYO...

      Eliminar
    2. Anónimo23:55

      Jajaj perdida de tiempoxd

      Eliminar
  2. Amigo Jason, a mi entender, tu propuesta es tan ingenua como poco realista, aunque tan bien intencionada como lo fueron la de Kant, Marx o Lenin. El problema irresoluble que pasas por alto es el determinar quiénes deciden en qué consiste la racionalidad, a quién o qué hay que respetar, cuales son los límites de la libertad, cual es la moral correcta, con quién o con qué hay que solidarizarse, qué potencialidades hay que desarrollar y cuales hay que dejar de lado, qué se debe criticar y qué tolerar, etc. etc.
    No existe un modelo universal de ciudadano perfecto. En una tribu de antropófagos, el buen ciudadano es el que consigue más enemigos para la olla, en Cuba el que delata a los disidentes, enemigos del sacrosanto e infalible estado socialista, etc.
    Se puede ser un buen ciudadano metiendo goles, tocando bacalao, corriendo en fórmula 1, poniendo ladrillos o dando conferencias sobre el sexo de los ángeles. El único criterio de excelencia aplicable a un ciudadano es que desarrolle una o más funciones que sean útiles a los demás, aunque esa utilidad consista en conseguir que se diviertan vociferando en un campo de futbol, una plaza de toros o un concierto de rock. Y el único criterio objetivo para juzgar la excelencia de un ciudadano es el sueldo con el que la sociedad le retribuye libremente por sus servicios. En la Edad Media se podía ser un ciudadano ejemplar torturando herejes o luchando en las cruzadas para recuperar el Santo Sepulcro y ahora se puede ser un ciudadano ejemplar exhibiendo modelos en una pasarela, contando chistes en la televisión, diseñando ratones para ordenadores o dando conferencias sobre la felicidad o los agujeros negros.
    Así que, como no existe un dios omnisciente e infinitamente sabio que nos diga en qué consiste ser un buen ciudadano, tenemos que dejar que la sociedad en que vivimos, y no otra, determine qué es lo que debemos hacer y pensar para ser ciudadanos ejemplares. Y si lo conseguimos, con nota, recibiremos el agradecimiento y el respeto general, y como recompensa seremos todo lo felices que nos está permitido ser en este valle de lágrimas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo22:54

      Uno es el dueño de su destino, por tanto debe obrar de acuerdo a su CONCIENCIA, lo que pensas me parece errado, es por eso que la sociedad está como está, super mal...

      Eliminar
    2. Ten en cuenta que Hitler y Lenin obraron guiados por su conciencia.

      Y ¿qué es lo que te parece errado y por qué?

      Saludos.

      Eliminar
  3. Anónimo20:41

    Amigo Yack:Supongo que no se te habrá olvidado que existe un Declaración Universal de los Derechos Humanos que actualmente está consagrada por las Naciones Unidas y que todo país medianamente civilizado y democrático acoge en su Constitución,aunque su cumplimiento todavía,por desgracia,sea m uy relativo.Y no te olvides de que existe un Tribunal Internacional de la Haya contra el genocidio que ya ha condenado a varios "monstruos" asesinos.Por tanto,el mundo y la sociedad no es tan deshumanizado como tu crees,sino que,aunque con dificultad y lentamente,los hombres más conscientes y ejemplares luchan todos los días para hacer de éste un mundo habitable desarrollando los ideales de la Justicia,de la Libertad y de la Paz.Y desde esos ideales es desde donde muchos abogamos por una educacíón en la excelencia que desarrolle lo mejor del hombre.Eso no es ninguna ingenuidad,puesto que como sabes hay sociedades y hombres más desarrollados que otros.El progreso es poisible y necesario.
    Amigo Yack,no estés tan a ras del suelo y levanta el vuelo de los ideales y del humanismo,sin los cuales no hay progreso humano ni excelencia en la educación.

    Un saludo. Jasón

    ResponderEliminar
  4. Estimado y admirado Jasón, a juzgar por tu respuesta deduzco que no me he explicado bien en mi anterior post. Lo que dije en él fue que no existen criterios objetivos para definir lo que debe ser un buen ciudadano sino que es la propia sociedad, o más exactamente cada grupo humano el que debe determinarlo en cada instante de su evolución historia. Por lo tanto, no es posible definir ese concepto de ciudadano ideal que tú manejas tan alegremente, por muchos organismos e instituciones altisonantes que invoques en apoyo de tu tesis.
    Con mi afirmación anterior no impongo ninguna limitación a la excelencia de los futuros ciudadanos ni descarto que un determinado grupo social pueda preferir filósofos en lugar de albañiles o poetas en lugar de médicos, pero esa elección tendrá su coste, como todas las elecciones y ya que ese coste lo pagará la sociedad, sólo puede ser ella la que tome la decisión.
    Y ¿cómo se toma la decisión de qué hay que enseñar en las escuelas? Hay dos métodos:
    -Dejar que un iluminado (Marx, Hegel, Kant, Stalin, Hitler, etc.) decida cuál es el ciudadano perfecto para habitar su mundo perfecto.
    - Limitarse a catalogar las habilidades y conocimientos más utilizados por los ciudadanos reales, así como observar con rigor las tendencias evolutivas (habrá más ordenadores en el futuro y menos máquinas de escribir) y enseñar a los escolares aquello que se prevea que van a necesitar cuando accedan al mundo de los adultos.
    Educar con vistas a propiciar el advenimiento de un mundo perfecto imaginado en la mente calenturienta de uno o más “pensadores” sólo puede, en el mejor de los casos, resultar inútil y en el peor desencadenar una masacre colectiva de las que ya hemos tenido varias en el siglo pasado.
    En resumen, limitémonos a educar ciudadanos “normales” que hagan un buen papel en la sociedad del futuro y no pretendamos cambiar esa sociedad programando a los niños con nuestras ideas excéntricas y probablemente equivocadas.
    Por último te diré que aunque estoy convencido de que tus intenciones son nobles cuando hablas de ideales y de excelencia, esas mismas palabras fueron pronunciadas por los promotores de las más terribles “revoluciones” que acabaron en baños de sangre. Prefiero antes que las buenas intenciones, la humildad del que respeta la configuración actual de la sociedad como el resultado de varios millones de años de perfeccionamiento progresivo. Hay que innovar, si, pero en el campo de la tecnología y del conocimiento, pero hay que ser muy conservadores en el campo de la configuración social porque los experimentos con este complejo y reactivo material suelen acabar en desastres. El progreso social sólo es posible desde la propia sociedad que debe readaptarse a las nuevas posibilidades que le ofrece el desarrollo técnico y científico para enfrentarse a los viejos y ancestrales retos.
    Y creo, amigo Jasón, que estamos de acuerdo en lo fundamental, aunque con alguna diferencia de matiz.
    Y aquí lo dejo. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3:02

      Me inclino más por la tesis cínica de Yac.
      Saludos a Jasón ¿que sería del mundo sin soñadores como el? algo frío y gris

      Eliminar
    2. Si decir la verdad es cinismo, acepto el calificativo. En cuanto a los soñadores, la historia nos muestra que sus bonitos sueños se convirtieron en pesadillas sangrientas cada vez que lograron llevarlos a la práctica.

      Hay que cambiar la realidad, sí, pero pasito a pasito, como hace la selección natural.

      Antes de añadir un nuevo cambio hay que comprobar las consecuencias del cambio anterior y replantearse, en base a estas, la dirección y la naturaleza del siguiente.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Anónimo9:40

    COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA


    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente.


    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

    ResponderEliminar
  6. Joaquín, creo que tu propuesta es muy interesante en cuanto que es en los actos cotidianos en los que se consiguen los cambios de gran envergadura.

    Más que extravagantes teorías sociales sobre cómo debería funcionar la sociedad, es preferible concentrarse en hacer mejor las pequeñas acciones de las que está hecha la urdimbre de nuestra conducta social.

    Si recompensamos a los niños por ser generosos y amables con sus semejantes, habremos dado un gran paso hacia adelante.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo4:26

    yo pienso que la finalidad de la educación es formar entes pensantes,criticos, analíticos y constructivos para el servicio de si mismo,de la familia y de la sociedad en general

    ResponderEliminar
  8. Lo has expresado muy bien con pocas palabras. Sólo añadiré que en mi opinión, la educación es acondicionar la mente de los nuevos miembros a las necesidades del grupo al que va a pertenecer y al hacerlo así, se le está facultando para llevar la mejor vida posible.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  9. Yack, a cada minuto me impresionas más. No sé si la pregunta es descriptiva o normativa (lo que és o lo que debería ser la finalidad de la educación) Tu descripción es correcta. Si es de tipo normativa, podríamos a analizar algo más a fondo, como por ejemplo, en España como funciona la docencia tan privilegiada (cáptese la ironía), sobre qué contenidos damos y cómo nos "vomitan" contenidos a un alumno-cubo que hay que llenar.
    "como no existe un dios omnisciente e infinitamente sabio que nos diga en qué consiste ser un buen ciudadano, tenemos que dejar que la sociedad en que vivimos, y no otra, determine qué es lo que debemos hacer y pensar para ser ciudadanos ejemplares. Y si lo conseguimos, con nota, recibiremos el agradecimiento y el respeto general, y como recompensa seremos todo lo felices que nos está permitido ser en este valle de lágrimas.". Supongo que estarás de coña, como la "sociedad" (vete tu a saber qué es eso) determine, entonces vamos a considerarnos consumidores frenéticos sin criterio alguno. Me recuerdas al "Si Dios no existe, todo está permitido". Cuando se nos va la figura de Dios, somos nosotros (las personas) las encargadas de establecer criterios razonales y razonados sobre cómo consideramos a un buen ciudadano, y si no estás de acuerdo, el ingenuo y poco realista eres tú.
    P.D: Las expresiones de "en mi opinión" son sobrantes, es un presupuesto que el emisor lo emite desde sus subjetividad.Saludos de antemano.

    ResponderEliminar
  10. Empezando por el final: Cuando se dice "la tierra es redonda" es impropio decir "en mi opinión". Sin embargo, cuando se vierten opiniones que se apartan de lo comúnmente aceptado y no son repeticiones de lo que ha dicho algún personaje conocido, no está de mal asumir la propia responsabilidad para bien y para mal añadiendo "En mi opinión". Pero no hay que ser tan quisquilloso y al mismo tiempo verter de continuo expresiones tan innecesarias como inapropiadas (por ejemplo: "Yack, a cada minuto me impresionas más".

    Entonces, si tú crees que no debe ser la sociedad, en su conjunto, a través del sistema democrático, quien determine qué es un ciudadano ejemplar, ya me dirás quién debe decidirlo: ¿Un dictador? ¿Un consejo de sabios? ¿Tal vez tú?

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sociedad a través de su sistema democrático, ¿podrías ser más preciso?, es para saber si estamos o no de acuerdo. Saludos de antemano.

      Eliminar
  11. Esta pregunta es concreta y además fácil. Tenemos una sociedad democrática que comparte una serie de creencias (matar es malo, robar también, no hay que mentir, es necesario trabajar para ganarse el sustento, etc. etc.).

    A continuación aparecen unos partidos políticos que plantean diferentes modelos de convivencia, y los ciudadanos votan al que le parece mejor. Y como supongo que el resto ya te lo sabes, lo dejo aquí.

    ¿Es este un sistema perfecto? No, pero basta con que sea el mejor o el menos malo de los posibles aquí y ahora.

    Si consideramos el resultado, y lo comparamos con países atrasados o con sociedades preindustriales, llegaremos a la conclusión de que hemos avanzado mucho.

    La cuestión importante ahora es: ¿Tienes tú alguna explicación o procedimiento alternativo que sea mejor?


    Saludos.

    ResponderEliminar

¡Nos gustaría conocer tu opinión sobre el tema!
______________________________________________________
Si te interesa este tema y quieres recibir por correo los nuevos
comentarios pulsa sobre la opción AVISARME.
______________________________________________________